Save pagePDF pageEmail pagePrint page

 

A pesar de que la tasa de reciclaje en la UE continúa creciendo, apenas un 12% de los recursos utilizados para fabricar nuevos productos proceden de materiales reciclados.

La tasa de reciclaje en la UE aumenta hasta el 55%
Fuente: Eurostat

La tasa de reciclaje de residuos en la Unión Europea en 2016  -excluyendo los principales residuos minerales- alcanzó el 55% del total de residuos tratados, dos puntos más que en 2010, según datos de Eurostat.  Los residuos de construcción y demolición fueron el flujo de residuos más recuperados, con una tasa del 89%, seguidos de los envases, cuya tasa de reciclaje superó el 67% (frente al 64% de 2010). Si nos centramos en los envases de plástico, se recicló más del 42% (en 2015 apenas alcanzaba el 24%).

Por lo que respecta a los residuos municipales, la tasa de reciclaje se situó en el 46%  en 2017, frente al 35% que se recicló en 2007.

Otra corriente de residuos de la que da cuenta Eurostat son los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE), tales como computadoras, televisores, frigoríficos o teléfonos móviles, que incluyen materiales valiosos que se pueden recuperar. Así, en la UE se recicló el 41% de los RAEE generados en 2016, mientras que en 2010 solo se recuperaba el 28%.

No obstante, a pesar de que las tasas de reciclaje siguen creciendo, solo el 12% de los recursos materiales utilizados en la UE en 2016 provino de productos reciclados y materiales recuperados, que evitan la extracción de materias primas primarias.

Este indicador, llamado tasa de uso de material circular mide la contribución de los materiales reciclados a la demanda general. El indicador es notablemente más bajo que las tasas de reciclaje, que miden la proporción de residuos que se reciclan, ya que algunos tipos de materiales no pueden ser reciclado, como por ejemplo los combustibles fósiles que se queman para producir energía o la biomasa consumida como alimento o forraje.

Indicadores del estado de la economía circular

La economía circular apunta a mantener el valor de los productos, materiales y recursos durante el mayor tiempo posible, devolviéndolos al ciclo productivo al final de su uso, al tiempo que minimiza la generación de residuos. En este sentido, la Comisión Europea acaba de adoptar el Informe sobre la implementación del Plan de Acción de la Economía Circular.

Eurostat, a través de una serie de indicadores, muestra el progreso en cuatro áreas de la economía circular: producción y consumo, gestión de residuos, materias primas secundarias y competitividad e innovación. Se compone en total de 10 indicadores y busca proporcionar un fácil acceso a los datos relevantes para los ciudadanos y los responsables políticos.

 

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *