Save pagePDF pageEmail pagePrint page

El presidente de Asplarsem reclama el desarrollo de nuevas infraestructuras que permitan recuperan los materiales contenidos en la basura en masa.

Joan Griñó analizó los retos en la gestión de los residuos de envases en España

En recientes declaraciones a Radio Voz, en el marco del programa Ecovoz, Joan Griñó, presidente de Asplarsem (Asociación de Empresas de Recuperación y Selección de Envases de Residuos Municipales), dejó constancia de las principales conclusiones de la jornada bienal que esta organización llevó a cabo en Madrid los pasados días 31 de mayo y 1 de junio para profundizar en una temática de gran interés para el sector: “Los envases en el horizonte 2020”.

En este sentido, Griñó abundó en los objetivos que ha fijado Europa para los envases, concretando que, en el caso de España, ya se están cumpliendo con unos niveles de eficiencia y reciclaje que rozan el 75-80%.

No obstante, apostó por seguir avanzando, de ahí que el sector se haya propuesto retos más ambiciosos y a los que, sin lugar a dudas, deben contribuir todos los actores: desde las administraciones hasta las empresas y los ciudadanos.

Asimismo, mostró su preocupación respecto a lo que, a su juicio, todavía es una asignatura pendiente: recuperar los envases contenidos en la fracción resto de la basura. En este sentido, se refirió a la situación de España, “donde nos encontramos ante dos velocidades” a las que separa una gran distancia que es necesario acortar con la contribución de todos.

Griñó se mostró convencido de que queda mucha tarea por hacer, pero que no se debe cejar en el empeño. En su opinión, la implantación de nuevas infraestructuras que permitan “recuperar los materiales contenidos en la fracción resto” se hace imprescindible para reducir los altos niveles de vertido existentes en nuestro país y cumplir así con los preceptos de la economía circular.

Avanzar hacia una economía circular

Transitar de un modo de vida lineal, marcado por la máxima de producir-usar-tirar, a uno circular en el que los desechos sean reintroducidos en los procesos de producción como materias primas, constituye una imperiosa necesidad para avanzar con paso firme hacia los retos que marca Europa. Que esto sea así, no sólo garantizará una mayor protección ambiental, sino que contribuirá a la creación de nuevos puestos de trabajo, de nuevas actividades y, en definitiva, facilitará el desarrollo de un interesante sector de innovación que traerá consigo nuevas oportunidades. Y todo ello se traducirá “en un cambio de paradigma a nivel económico”.

Ponentes de alto nivel que participaron en la jornada celebrada en Madrid así lo certificaron. Es el caso de Daniel Calleja, director general de Medio Ambiente de la Comisión Europea, y Luis M. Jiménez Herrero, presidente de la Asociación para la Sostenibilidad y el Progreso de las Sociedades (ASYPS).

Joan Griñó considera que, para abordar los nuevos retos, nuestro país cuenta con los cimientos necesarios: “Tenemos las potencialidades, la tecnología, compañías expertas, recursos económicos y una voluntad política que, en todo caso, debe ir acompasada con los plazos”, concluyó.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *