Save pagePDF pageEmail pagePrint page

 

La movilidad sostenible, la eficiencia energética o la reducción de residuos son algunas de las áreas en las que ha trabajado el Ayuntamiento de la Ciudad Condal para impulsar el desarrollo sostenible.

Bicicletas públicas en Barcelona

Las políticas públicas de economía verde y circular mueven cada año un total de 603 millones de euros en Barcelona y generan 6.600 puestos de trabajo. Así lo revela una investigación que evalúa el impacto de las políticas públicas del Ayuntamiento de Barcelona en materia de economía verde y circular (EVC) que ha elaborado el Estudi Ramon Folch.

El trabajo, que lleva por nombre “La economía verde y circular en las políticas del Ayuntamiento de Barcelona”, se presentó en el marco de una jornada celebrada la semana pasada, en la que se reflexionó con la presencia de expertos sobre cómo promover la economía verde mediante las políticas municipales.

Este estudio analiza los resultados de las medidas implantadas por el Consistorio en el periodo 2016-2019 en el ámbito de la energía, el agua, los residuos, el verde urbano, la movilidad y calidad del aire, la vivienda, el desarrollo económico local, el consumo, el comercio y el turismo, y la sostenibilidad transversal y su impacto económico, ocupacional y ambiental.

Además, el informe identifica los ámbitos, sectores y perfiles asociados a la economía verde y circular en las políticas de Barcelona Activa, la agencia de desarrollo local, y propone una serie de líneas estratégicas para el futuro con la finalidad de impulsar la economía circular en Barcelona.

El estudio concluye que las inversiones y gastos públicos del Ayuntamiento de Barcelona en EVC representan un 13 % del presupuesto anual durante el mandato 2016-2019. Esta apuesta pública moviliza, a la vez, 254 millones de euros con respecto a la media anual de inversiones y de gastos privados. En conjunto, suponen una movilización de inversión total de 603 millones de euros por término medio anual de los años de mandato, un 51 % de los cuales se destinan a movilidad y calidad del aire, el 19% al verde urbano y el 15 % a la vivienda.

Además, las políticas públicas en economía verde y circular del Ayuntamiento han generado más de 1.380 puestos de trabajo permanentes anuales por término medio. Destaca el empleo permanente en verde urbano (69 % de las plantillas generadas) y en movilidad (12 %). Al mismo tiempo, estas políticas públicas han generado más de 5.200 puestos de trabajo temporal directo anuales por término medio. Destaca, de nuevo, el empleo generado en movilidad, vivienda y verde urbano. La suma de los puestos de trabajo indirectos supone una media global de 9.400 puestos de trabajo temporal anuales.

La evaluación realizada a lo largo del trabajo ha permitido identificar cuáles de las estrategias impulsadas durante el mandato y las de futuro resultan interesantes para la dinamización económica y la creación de nuevos puestos de trabajo. En concreto, destacan:

  • El Bicing y la promoción de la bicicleta.
  • El vehículo eléctrico compartido para fomentar la intermodalidad.
  • Una política integral de impulso de la innovación en movilidad.
  • La rehabilitación energética de edificios.
  • El operador energético municipal y el impulso a la producción renovable.
  • El verde urbano: la oportunidad de las cubiertas verdes.
  • La reducción de residuos: la estrategia residuo cero.
  • La economía circular en otros sectores estratégicos (empresas digitales y TIC, eficiencia energética, economía social y solidaria (ESS), turismo y comercio responsable).
  • Las políticas de promoción de Barcelona Activa.

Una economía sostenible que genera calidad de vida

El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) describe la economía verde como la que tiene como resultado mejorar el bienestar humano y la equidad social, reducir los riesgos ambientales y la presión sobre los sistemas naturales y armonizar el desarrollo económico y el consumo eficiente de los recursos. Por otra parte, la economía circular es una estrategia que tiene como objetivo reducir tanto la entrada de los materiales como la producción de desperdicios vírgenes, y cierra así los ciclos o flujos económicos y ecológicos de los recursos existentes.

 

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *