Save pagePDF pageEmail pagePrint page

 

El proyecto RELEACH aprovecha membranas fuera de uso procedentes de plantas desalinizadoras para tratar los lixiviados generados por la descomposición de residuos sólidos.

Los vertederos de residuos urbanos generan lixiviados

El proyecto europeo RELEACH ha demostrado la viabilidad técnica y económica de un nuevo proceso para gestionar los lixiviados, los residuos líquidos altamente contaminantes que se originan a partir de la descomposición de los residuos sólidos y de la filtración del agua en vertederos.

Los lixiviados contienen grandes cantidades de sustancias contaminantes como el amoniaco y diferentes metales pesados ​​y su liberación sin tratar al medio ambiente está prohibida. Los procesos habituales para tratarlos consumen una gran cantidad de energía y reactivos químicos que provocan un elevado impacto ambiental y económico, especialmente en los lixiviados provenientes de vertederos antiguos.

Uno de los puntos más innovadores del proyecto RELEACH, liderado por Eurecat-CTM en colaboración con empresas del ámbito de la gestión de residuos, es la utilización de membranas de ósmosis inversa que ya han llegado al final de su vida útil.

Estas membranas, provenientes de plantas desalinizadoras, se someten a un proceso de regeneración y posteriormente son utilizadas para tratar los lixiviados. Así, se recupera un residuo para darle una segunda vida siguiendo el esquema de la economía circular.

El proyecto ha desarrollado un nuevo esquema de tratamiento en tres fases (biorreactor de membrana, ósmosis inversa y electrodiálisis reversible) que se ha testado en las instalaciones del depósito controlado del Consorcio del Bages para la Gestión de Residuos en Manresa y en las instalaciones del Consorcio para la Gestión de Residuos Urbanos de Osona en Orís, ambas en la provincia de Barcelona.

A lo largo de la operación se ha tratado un volumen total de 2.000 m³ de lixiviados.

Los buenos resultados ambientales y económicos permiten la explotación comercial del nuevo tratamiento, cuyos principales beneficios son:

  • Se puede llegar a obtener una recuperación global del agua del 90%.
  • Sólo un 10% del lixiviado original debería gestionarse como residuo posteriormente en los depósitos controlados.
  • Eliminación total del carbono inorgánico durante el tratamiento biológico, presentando también elevados porcentajes de eliminación de amonio.
  • Reducción del coste de tratamiento gracias al uso de membranas regeneradas para el tratamiento de lixiviados con una recuperación de más del 80% y un rechazo de sales superior al 90%.
  • Reducción del 50% de las emisiones de C0₂ durante el proceso de tratamiento.
  • Costes competitivos en comparación con tratamientos convencionales como la oxidación avanzada o la ósmosis inversa de alta presión.
  • El módulo de tratamiento se ha creado en dos contenedores marítimos fáciles de transportar a los vertederos, lo que supone una reducción de la inversión necesaria para implantar este nuevo tratamiento.

Eurecat-CTM ha llevado a cabo los estudios previos al escalado de la tecnología para determinar su viabilidad gracias a un equipo de investigación multidisciplinar. Los estudios han permitido seleccionar las tecnologías más adecuadas para el tratamiento de los lixiviados previamente al diseño y la construcción de la planta piloto.

Fuente:
Eurecat-CTM

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *