El sistema instalado en la región francesa de Grand Lyon cuenta con un proceso de digestión anaeróbica a microescala, un motor Stirling para valorizar el biogás y una unidad de fermentación en estado sólido para producir productos de base biológica de alto valor. Además se ha desarrollado una herramienta de apoyo a la toma de decisiones.

biorresiduos
El proyecto DECISIVE propone una gestión descentralizada de los biorresiduos. Foto: RESIDUOS PROFESIONAL

El Proyecto H2020 DECISIVE, que propone una valorización innovadora descentralizada de los biorresiduos urbanos en línea con los principios de la economía circular, ha concluido con éxito después de cinco años de trabajo. El sistema tecnológico DECISIVE ha sido implementado en una zona urbana densamente habitada y la herramienta DECISIVE de apoyo a la toma de decisiones está disponible en línea para efectuar una evaluación del rendimiento de los sistemas de gestión de biorresiduos y compararlos con escenarios alternativos.

Durante la conferencia final de proyecto, celebrada el pasado 20 de octubre y en la cual participaron más de 110 personas, se remarcaron sus motivaciones y desafíos y se presentaron sus resultados finales.

El proyecto DECISIVE empezó en 2016 y ha tenido como objetivo desarrollar y demostrar soluciones ecoinnovadoras para valorizar los residuos biológicos generados en las ciudades. Para cumplir con este objetivo, el proyecto propone dos cambios holísticos en la gestión actual de biorresiduos en las ciudades europeas. En primer lugar, pasar de un flujo lineal de producción-consumo-eliminación, a uno circular en el que la materia orgánica y los nutrientes se devuelven al suelo agrícola en forma de bioproductos de alta calidad, minimizando la presencia de microcontaminantes. En segundo lugar, complementar las grandes unidades de tratamiento centralizadas con unidades descentralizadas más pequeñas, más flexibles y adaptables a las necesidades locales, contribuyendo a fomentar áreas urbanas más resilientes y con menor huella ambiental.

DECISIVE ha logrado desarrollar un sistema tecnológico constituido por un proceso de digestión anaeróbica a microescala (mAD) para tratar biorresiduos, un motor Stirling (SE) para valorizar el biogás mediante la producción de electricidad y calor, y una unidad de fermentación en estado sólido (SSF) para producir productos de base biológica de alto valor, como los biopesticidas.

Por otro lado, el proyecto ha elaborado una herramienta de apoyo a la toma de decisiones (DST) con la cual es posible realizar evaluaciones comparativas de diferentes sistemas de gestión de biorresiduos y respaldar la selección de la solución (o combinación de soluciones) más adecuada para la gestión de los biorresiduos en un área urbana específica.

Una planta piloto de microdigestión anaerobia sin precedentes

El siguiente video muestra uno de los principales resultados del proyecto: la instalación del sistema DECISIVE en la granja urbana de Ecully en la región de Grand Lyon (Francia).

Después de tres años de investigación sobre la tecnología más adecuada, en noviembre 2019 se implementó la planta piloto en uno de los dos sitios elegidos para la demonstración del sistema tecnológico DECISIVE. La unidad mAD, con cubierta de paneles solares, tiene una capacidad de tratamiento de al menos 50 toneladas de biorresiduos por año, o alrededor de una tonelada por semana. En condiciones de operación óptimas, el biogás producido genera la energía térmica necesaria para controlar el proceso de digestión, así como energía eléctrica. Esta planta piloto, sin precedentes en una ciudad con elevada densidad de población, recibe principalmente biorresiduos provenientes del sector de la restauración.

Desde un punto de vista tecnológico, la instalación de una unidad micro-AD en un espacio urbano denso ha demostrado ser eficaz. La planificación de un circuito de valorización descentralizada de los biorresiduos ha demostrado además su potencial para crear empleo. Se trata de una solución potencialmente adecuada en zonas rurales o aisladas que puedan depender de sistemas descentralizados, para reducir los costos de recolección y transporte, entre otros beneficios.

La tecnología también ha demostrado ser adaptable, ya que puede ser transportada según sea necesario. Además, permite una implementación progresiva de la capacidad de tratamiento. La unidad de mAD en Ecully ahora está instalada en Narbonne, y otra unidad capaz de tratar hasta 200 toneladas de residuos al año se está instalando en una zona montañosa en Italia (Dolina).

Una herramienta de apoyo a la toma de decisiones

Otro resultado relevante del proyecto es la herramienta DECISIVE Decision Support Tool (DST). Con esta herramienta es posible realizar evaluaciones comparativas de diferentes sistemas de gestión de biorresiduos y respaldar la selección de la solución (o combinación de soluciones) más adecuada para la gestión de los biorresiduos en un área específica.

Fundació ENT lideró el desarrollo de la herramienta y probó su uso y capacidades para caracterizar los impactos de sistemas existentes de gestión de biorresiduos en diferentes contextos de la UE. El uso de la DST para construir escenarios en diferentes sitios ha demostrado que esta herramienta puede ser un instrumento eficaz para evaluar el rendimiento de los sistemas de recolección y tratamiento de biorresiduos y apoyar a las autoridades competentes en la toma de decisiones.

La DST se puede utilizar para la planificación, para visualizar el sistema actual de gestión de biorresiduos e identificar los déficits que se pueden abordar mediante el uso de escenarios alternativos. Además, la herramienta se puede utilizar para tener una visión holística del rendimiento de los sistemas existentes de gestión de residuos y compararlos con escenarios alternativos. El rendimiento de los diferentes sistemas analizados se evalúa utilizando un conjunto de indicadores clasificados en tres categorías: 1) evaluación ambiental (cambio climático, intensidad de transporte) 2) evaluación económica, 3) evaluación social (trabajo, espacio ocupado, uso del tiempo para separar los residuos). Los indicadores incluidos en la DST se pueden utilizar como un instrumento para la comparación de escenarios.

En la mayoría de los países europeos, la gestión de residuos se basa principalmente en sistemas centralizados (a nivel regional o incluso suprarregional) para aprovechar las economías de escala y ocupar el mínimo espacio. Sin embargo, en contextos específicos y condiciones locales, la descentralización podría ser una solución interesante. La herramienta desarrollada puede ser usada para comparar soluciones descentralizadas tipo DECISIVE con sistemas de tratamiento de biorresiduos centralizados y apoyar con sus resultados la planificación de un eventual cambio en la gestión existente.

“La herramienta DST puede ser de gran interés para las autoridades locales o grandes generadores de biorresiduos para promover el desarrollo de soluciones locales descentralizadas en diversos contextos específicos”, explica Rosaria Chifari, de la Fundació ENT.

 

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *