Save pagePDF pageEmail pagePrint page

Este convenio persigue el desarrollo de sistemas de recogida selectiva de estos residuos, con criterios de aceptación social, eficiencia técnica y viabilidad ambiental y económica.

Pilas usadas
Pilas usadas recuperadas. Foto: RESIDUOS PROFESIONAL

El consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía, José Fiscal, junto al presidente de la Federación de Municipios y Provincias, Fernando Rodríguez Villalobos, y los representantes de los sistemas de responsabilidad ampliada del productor de residuos de pilas y acumuladores (SCRAP) Ecopilas, Ecolec y ERP España, firmaron ayer en Sevilla un convenio marco de colaboración para avanzar en la recogida selectiva y el posterior tratamiento de este tipo de residuos en la comunidad autónoma.

En el acto de rúbrica, el consejero explicó que este acuerdo es de carácter voluntario y tendrá una vigencia de cuatro años. A lo largo de los mismos, podrán incorporase otros SCRAP y corporaciones locales porque, según “entre sus objetivos prioritarios se encuentran el de fomentar la participación de los actores implicados”.

Por su parte, el presidente de la FAMP, Fernando Rodríguez Villalobos, manifestó que este convenio marco se suscribe ‘dentro de la línea de economía circular y permite a los Gobiernos locales adherirse voluntariamente’. Además, ha explicado que el objetivo y función de la Federación es llegar a los 778 ayuntamientos andaluces para que las entidades locales cumplan con la Ley de Bases de Régimen Local en la recogida, transporte y tratamiento de residuos domésticos, esta vez de la mano de la iniciativa privada, en lo que refiere a pilas y acumuladores, que son un residuo altamente contaminante.

Villalobos puntualizó que ‘hoy en día, en procesos de reciclaje, una pila puede ser reutilizada en un 75 por ciento en industria siderúrgica y el resto, la escoria, se emplea en asfaltado de carreteras’

Este convenio persigue el desarrollo de sistemas de recogida selectiva de estos residuos, con criterios de aceptación social, eficiencia técnica y viabilidad ambiental y económica; establecer los mecanismos para garantizar esa recogida, las medidas para la financiación, así como las actuaciones de comunicación social a través de campañas de concienciación tendentes a sensibilizar a la población con vistas a facilitar la consecución de los objetivos medioambientales pretendidos.

En 2016 se recogieron en Andalucía un total de 564 toneladas de residuos de pilas y acumuladores portátiles

Fiscal apuntó que, entre los compromisos adquiridos por la Consejería se encuentran la participación en estas campañas, la colaboración con los gobiernos locales y los sistemas colectivos en la implantación de todas estas medidas, el intercambio de información para el cumplimiento de las mismas y, por último, en la cooperación con los ayuntamientos y entidades locales para la puesta en marcha de dispositivos de inspección y control para el seguimiento de las obligaciones y actuaciones previstas en el convenio.

Recogida de pilas y acumuladores en Andalucía

Las pilas y acumuladores puestos en el mercado en Andalucía en 2016 fueron casi 100 millones de unidades, que alcanzan un peso de 2.155,71 toneladas. A través de los sistemas que operan en la región, en ese año, se recogieron 564 toneladas de residuos de pilas y acumuladores portátiles, lo cual supone un índice de recogida de casi un 30%. La medida nacional se sitúa en torno al 40% y la Comunidad Autónoma con mejor índice es Cataluña con un 54%.

Asimismo, el índice de recogida establecido como objetivo en el Real Decreto RPA es del 45% a partir del 31 de diciembre de 2015. El titular de Medio Ambiente señaló que “aunque es cierto que en 2016 no se ha alcanzado el índice objetivo, la tendencia de las cantidades recogidas es a un crecimiento anual”. De hecho, la serie histórica de datos refleja que se han duplicado los puntos de recogida en la región, de unos 4.000 aproximadamente a 8.000 y también han aumentado notablemente las toneladas recogidas. ”Por lo que confiamos en que medidas como este convenio de colaboración estimulen la recogida y tratamiento, así como la concienciación de la población y el cumplimiento de la Ley por parte de los actores implicados”, concluyó.

Cambios legislativos

El ámbito legislativo que atañe a la puesta en el mercado y gestión de las pilas y acumuladores ha experimentado novedades en los últimos tiempos con la aprobación en 2015 del Real Decreto sobre pilas y acumuladores y la gestión ambiental de sus residuos, el cual modifica al Real Decreto de 2008 y traspone al ordenamiento jurídico español la Directiva Europea. Este Real Decreto limita la puesta en el mercado de ciertas pilas con determinados componentes, dependiendo del destino. Entre otros muchos asuntos, se establecen nuevos objetivos de recogida, ampliando el concepto de índice de recogida a los acumuladores industriales y de automoción.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *