Save pagePDF pageEmail pagePrint page

La nueva instalación contará con dos tipos de plantas, una de biometanización y otra para el reciclaje de las escorias procedentes de la planta de valorización energética.

Firma del contrato para la construcción de la segunda fase del complejo medioambiental de Gipuzkoa

El presidente del Consorcio de Residuos de Gipuzkoa (GHK) y diputado de Medio Ambiente, José Ignacio Asensio, y el responsable de la zona norte de FCC, Carmelo Aguas, han suscrito el contrato de la segunda fase del Complejo Medioambiental de Gipuzkoa (CMG-2), adjudicada a una UTE liderada por FCC Medio Ambiente.

Esta adjudicación supone la construcción, puesta en marcha y explotación del CMG-2 por un periodo de 20 años, con una inversión de 32,2 millones de euros y una cartera estimada en 92 millones de euros.

La nueva instalación contará con dos tipos de plantas: una de biometanización y otra para el reciclaje de las escorias procedentes de la planta de valorización energética de la fase 1 (CMG-1). Se prevé que en octubre comiencen las obras y que la instalación empiece a operar en verano de 2019.

La planta de biometanización dará tratamiento a la fracción de biorresiduo recogida de manera selectiva en el conjunto del Territorio Histórico de Gipuzkoa, con una capacidad de hasta 50.000 t/año, con posibilidad de ampliación de 20.000 t/año adicionales. En esta planta se realiza un pretratamiento mecánico totalmente automatizado en el que se lleva cabo la recuperación de materiales y separación de impropios, posteriormente se produce un proceso de digestión anaerobia por vía seca que permitirá la higienización completa del biorresiduo y la generación de biogás para la producción de electricidad.

Con este proceso de tratamiento la generación eléctrica esperada de diseño superará los 15 millones de kWh/año, que corresponden a la electricidad anual que necesitarían más de 1.300 hogares. Esta energía se empleará para autoconsumo de las propias instalaciones y el excedente será volcado a la red de la compañía eléctrica.

El digestato generado en la instalación se valorizará en una instalación anexa al complejo mediante vermicompostaje para fabricación de compost.

La planta de tratamiento y maduración de escorias tendrá una capacidad de 52.000 t/año y dará tratamiento a las escorias húmedas procedentes del CMG-1. El proceso consistirá en un tratamiento mecánico totalmente automatizado, en el que se llevará a cabo el tamizado y recuperación de materiales y la maduración de escorias. Las escorias maduradas cumplirán con las especificaciones que marca la legislación para su utilización como áridos, fabricación de hormigones y materia prima en cementeras.

Mejorar las tasas de reciclaje

La puesta en marcha de estas instalaciones repercutirá también de forma directa sobre los porcentajes de recogida selectiva y reciclaje gracias a la recuperación de materiales en la planta de tratamiento mecánico-biológico y a la fabricación de áridos reciclados en la planta de tratamiento de escorias prevista en el proyecto. Se espera que las nuevas infraestructuras permitan mantener la tarifa y mejorar entre siete y ocho puntos los índices de reciclado, reutilización y valorización de residuos en Gipuzkoa , que llegarían al 60%, superando el objetivo del 50% fijado por Europa para 2020.

El CMG-2 se ubicará en el polígono Eskuzaitzeta, en el ámbito de Zubieta, sobre una parcela de 31.988m². Sus dos plantas (biometanización y escorias), junto con el tratamiento mecánico biológico (TMB) y valorización energética (PVE) del CMG-1, constituyen el sistema básico de cierre para el tratamiento de los residuos de Gipuzkoa.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *