Save pagePDF pageEmail pagePrint page

La red de ciudades C40 entregó los premios que reconocen la labor de las grandes urbes por sus proyectos urbanos y sus políticas para hacer frente al cambio climático. En el apartado de residuos sólidos, el galardón fue para Calcuta, por una iniciativa para aumentar la separación en origen y reducir los vertederos a cielo abierto.

Entregados los premios Ciudades C40 a las urbes más innovadoras frente al cambio climático
Once ciudades han sido reconocidas por su labor frente al cambio vlimático. En la imagen, vista de Melbourne (Australia). Foto: Paul Jeffers/AP Images for C40

La semana pasada tuvo lugar en Ciudad de México la entrega de los Premios Ciudades C40, que reconocen a las ciudades más inspiradoras e innovadoras del mundo en combatir el cambio climático. La ceremonia se realizó durante la Cumbre de Alcaldes C40, donde más de 40 alcaldes de todo el mundo se reunieron para hablar e intercambiar experiencias sobre sostenibilidad urbana.

La red de ciudades C40 aglutina a grandes urbes de todo el mundo en torno a un objetivo, ambiental, como es la lucha contra el cambio climático desde el ámbito urbano.

Las ciudades ganadoras, entre las que no hay ninguna española, fueron:

  • Adís Abeba (Transporte): El Proyecto de Tránsito por Ferrocarril Ligero (LRT) de Adís Abeda (Etiopía) ha mejorado el sistema de transporte público de la ciudad y ha creado 6.000 puestos de trabajo. El potencial de reducción de emisiones acumuladas del sistema de LRT se prevé en 1,8 millones de toneladas de CO2 equivalente para 2030.
  • Copenhague (Adaptación en acción): Copenhague (Dinamarca) está amenazada por el aumento del nivel del mar y las lluvias torrenciales. La implementación del proyecto Plan de Gestión de Lluvias Torrenciales es un sistema integrado de calles verdes y de pequeños parques que funcionan como áreas de retención de agua y estanques.
  • Curitiba (Comunidades sustentables): Curitiba (Brasil) apunta a reducir las emisiones de los gases de efecto invernadero mediante la agricultura urbana: directamente a través de la captura del dióxido de carbono en la tierra, la fijación biológica de nitrógeno a través de leguminosas y el no uso de fertilizantes químicos de nitrógeno; e indirectamente a través de la reducción de las distancia de transporte de alimentos y residuos, el compostaje de residuos orgánicos, la reducción de «islas de calor» y la creación de conciencia medioambiental.
  • Calcuta (Residuos sólidos): Los riesgos del cambio climático en Calcuta (India) han aumentado debido al vertido no sanitario de residuos y desechos. El Proyecto de Mejora de Gestión de Residuos Sólidos de Calcuta ha alcanzado entre un 60 y 80% (dependiendo del lugar) de separación de residuos en origen, con mayor separación de residuos en las estaciones de transferencia. En el futuro, el proyecto apunta a erradicar los vertederos a cielo abierto y la quema de residuos, y limitar la concentración de gas metano generado en los vertederos.
  • Sídney y Melbourne (Creación de eficiencia energética): El programa CitySwitch Green Office apunta a superar el vacío de conocimiento y de recursos entre los propietarios de inmuebles y los inquilinos priorizando el informe de logros completamente auditables, y alienta a los miembros a adoptar un objetivo de energía de 4 a 6 estrellas en el Sistema Nacional de Calificación Medio Ambiental de Construcciones de Australia (NABERS). El programa tiene un objetivo general de evitar 50.000 toneladas de CO2 equivalente por año por parte de las empresas suscriptoras.
  • París (Evaluaciones y planes de adaptación): La Estrategia de Adaptación de París (Francia) apunta a abordar los desafíos relacionados con el cambio climático, incluidos las olas de calor, el efecto isla de calor urbano, las inundaciones y las sequías. El programa apunta a otros problemas de sostenibilidad como la contaminación del aire y los riesgos relacionados con la salud, o los desafíos de refugiados debido al clima y la escasez de agua. Algunas de las acciones que se implementarán antes de 2020 incluyen: un programa ecológico para disminuir los riesgos relacionados con el calor, ayuda para los parisinos ante las altas temperaturas y un suministro de alimentos a los más vulnerable.
  • Portland (Planes de acción climática e inventarios): El objetivo general del Plan de Acción Climática (CAP) de 2015 de Portland (EE.UU.) es establecer un conjunto de estrategias antes de 2020 para mantener a la ciudad en el camino de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero un 40% antes de 2030 y un 80% antes de 2050. Se espera que la proporción de ciudadanos que viajan principalmente en transporte público, bicicleta o a pie aumente al 50%, y que aumente cuatro veces la cantidad de vehículos eléctricos, hasta los 8.000. El CAP apunta a reducir el uso de energía en las construcciones existentes un 1,7% anualmente, lo que generará una reducción de las emisiones de los gases de efecto invernadero de 280.000 toneladas métricas hasta 2020.
  • Seúl (Equidad social y cambio climático): El Programa de Sociedad Público Privada (PPP) de Bienestar Energético apunta a contribuir con los objetivos de la ciudad de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y reducir simultáneamente el consumo de energía y el gasto en las familias de ingresos bajos. En 2015, Seúl (Corea del Sur) financió modificaciones energéticas para 1.295 viviendas y apunta a financiar unas 1.050 viviendas más en 2016.
  • Shenzhen (Desarrollo financiero y económico): Shenzhen (China) es una de las ciudades de crecimiento más rápido del mundo, con una población de 15 millones de habitantes y una tasa de crecimiento de PIB de 10%. Implementar un esquema de Sistema de Comercio de Emisiones (ETS) conllevó muchos desafíos, pero Shenzhen ha incorporado 636 empresas para que participen en su esquema de ETS. El desarrollo ecológico bajo en carbono de la ciudad ahora es posible gracias al potencial de PIB desacoplado de las emisiones de gases de efecto invernadero.
  • Yokohama (Energía limpia): El Proyecto de Ciudad Inteligente de Yokohama (Japón) se esfuerza por gestionar de manera más efectiva el uso de energía y mitigar el cambio climático a través de los sistemas de gestión de energía. El plan de acción de la ciudad establece el objetivo de una reducción del 80% de las emisiones de CO2 antes de 2050. El proyecto está diseñado para involucrar a los ciudadanos y a las partes interesadas como un factor clave para una implementación exitosa.

“Quiero felicitar a todas las ciudades ganadoras por su compromiso con sus ciudadanos y su dedicación para enfrentar el cambio climático”, expresó el presidente saliente de C40 y Alcalde de Río de Janeiro Eduardo Paes.

“Los Premios de Ciudades C40 reconocen el mejor y más audaz trabajo realizado por alcaldes para combatir el cambio climático y proteger a las personas”, declaró el presidente del Consejo de C40 y delegado especial para Ciudades y Cambio Climático del Secretario General de la ONU, Michael R. Bloomberg. “Los proyectos ganadores muestran el enorme progreso que se está realizando en cada continente, y sirven de inspiración para otras ciudades. También muestra cómo las ciudades pueden ayudar a que el mundo cumpla con los objetivos ambiciosos establecidos hace un año en Paris”.

Un panel de jurado de expertos conformado por exalcaldes y expertos ambientales, seleccionaron 11 proyectos ganadores de sostenibilidad urbana basándose en criterios de excelencia en la planificación urbana y la dedicación para reducir las emisiones de los gases de efecto invernadero y para mejorar la resiliencia. Las ciudades seleccionadas ejemplifican los mejores proyectos, políticas y programas del mundo, y por primera vez se incluyó una nueva categoría que reconoce la equidad social.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *