Save pagePDF pageEmail pagePrint page

 

El laboratorio de Pirenarium, en Sabiñánigo, servirá para la puesta a punto de nuevas tecnologías que puedan aplicarse a emplazamientos contaminados por lindano de todo el mundo.

Nuevo laboratorio de referencia en Aragón para la descontaminación de residuos de lindano

El presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán, inauguró ayer las instalaciones del nuevo laboratorio para la descontaminación de residuos derivados de la fabricación de lindano, ubicado en Pirenarium en Sabiñánigo (Huesca). Este laboratorio, en el que se ha invertido un millón de euros, constituye el embrión de un centro de referencia internacional en la investigación sobre Contaminantes Orgánicos Persistentes (COP), con el objetivo de transformar el reto de la gestión de los residuos de lindano en una oportunidad de desarrollo socioeconómico en el municipio de Sabiñánigo y una alternativa al actual modelo sustentado en empresas químicas convencionales.

Se trata de una iniciativa pionera a nivel internacional que persigue la búsqueda de soluciones basadas en la investigación y el desarrollo de nuevas tecnologías químicas y biológicas de enfoque verde. Se trata de hallar soluciones “que sean aplicables al resto de los lugares europeos donde exista ese problema”, añadió Lambán.

Lambán explicó también la obra by-pass, “una actuación muy importante”, que consiste en “asegurar el suministro de agua potable de los municipios aguas abajo de Sabiñánigo para evitar cualquier riesgo de contaminación de las aguas”. La obra, que ya ha comenzado, estará terminada en ocho meses.

El presidente recordó que Bruselas ha reconocido a Aragón como la región europea que más esfuerzos está haciendo por la eliminación de este residuo.

Tecnologías aplicables en otras partes del mundo

La misión del nuevo centro pasa por la puesta a punto de estas tecnologías con el propósito de transferirlas a gran escala para la eliminación de este tipo de residuos en la multitud de emplazamientos contaminados existentes en todo el mundo. El “Plan estratégico de lucha integral contra la contaminación de los residuos generados por la fabricación de lindano en Aragón” del Gobierno regional apuesta por la descontaminación de los residuos in situ, de manera que se evite o minimice el transporte y movilización de los ingentes volúmenes de residuos a tratar y se respeten los principios de la economía circular.

Hasta ahora, existía un laboratorio analítico situado en el vertedero de Bailín, fundamental en el control, gestión y vigilancia para la prevención por la contaminación por lindano en Aragón, donde en el año 2018 se realizaron 4.099 analíticas de agua y 1.050 de suelos. Pero la carga de trabajo que sostenía hizo necesario su trasladarlo a un espacio más funcional y amplio. Las instalaciones de Pirenarium, con una superficie de 497 m2 y un presupuesto de un millón, permitirán aumentar el número de muestras y sobre todo obtener una mayor precisión en las analíticas al trabajar de forma segregada en dos líneas independientes de preparación y extracción de muestras. Una línea recibirá las muestras con bajo nivel de contaminación y otra las muestras grises, con mayor nivel. Asimismo, servirá para realizar el trabajo de laboratorio en mejores condiciones de aislamiento.

Para el análisis de las muestras se han adquirido dos nuevos cromatógrafos (uno con detención de gases y otro con detección de masas) y se trasladarán los equipos de los que se dispone en Bailín. Uno de los nuevos equipos permite detectar un nanogramo de contaminación por litro, es decir, una milmillonésima por litro. En el laboratorio trabajarán cinco personas, dando servicio los siete días de la semana.

Los niveles de contaminación bajan en el antiguo vertedero de Bailín

Tras realizar el desmantelamiento del antiguo vertedero de Bailín en 2014, se recogen todas las escorrentías generadas por las aguas de lluvia que caen en su interior y se depuran, antes de ser vertidas al barranco de Bailín. En el primer año del desmantelamiento, las concentraciones medias en HCH de esas escorrentías estaban en torno a las 2.000 ppb (una parte por mil millones). En 2018, las concentraciones medias de estas escorrentías descendieron hasta los 500 ppb, es decir, han disminuido a la cuarta parte. No obstante, esta carga contaminante todavía es de alto riesgo, por lo que siguen siendo recogidas y depuradas antes de su vertido al barranco. La próxima construcción del bypass en el barranco contribuirá a mejorar esta situación.

Asimismo, desde 2005 se ha estado bombeando residuos líquidos del subsuelo del vertedero y en 2018 se han dado por agotados en su forma bombeable. La capacidad contaminante de los residuos líquidos era muy alta, porque un solo litro hacía no potable un hectómetro cúbico de agua.

El desmantelamiento de Inquinosa, más cerca

En el marco del Plan Estratégico, el Gobierno de Aragón se marcó como objetivo no solo en reducir la contaminación de forma paulatina sino en hacer toda la programación para desmantelar Inquinosa, la fábrica de insecticidas que contaminó la zona de lindano.

Lambán señaló que los pasos dados hasta el momento permiten que el desmantelamiento esté cada día más cerca. Hasta el momento las administraciones han invertido un total de 63,2 millones desde 1992 para descontaminar el lindano de Inquinosa, que está considerado el mayor reto medioambiental de Aragón.

El objetivo del Gobierno de Aragón incluye el desmantelamiento de las instalaciones, la eliminación y gestión de los residuos que se generen sobre la superficie de las parcelas ocupadas por las instalaciones de Inquinosa, así como la descontaminación y recuperación de los suelos contaminados de la parcela.

La fecha fijada por el Gobierno de Aragón para el desmantelamiento es 2021 y el presupuesto estimado supera los 20 millones de euros. En la planificación se plantea que en 2019 se terminará el proyecto de desmantelamiento de edificios y el de descontaminación de suelos.

El desmantelamiento comprende 3 hectáreas de suelo y 10.000 m2 de superficie entre paredes y techumbre, mientras que en volumen se generarán 1.500 m3 de escombros contaminados.

En los últimos tres años se han dado pasos muy importantes para el desmantelamiento como la caracterización de suelos e instalaciones, el encapsulado de los residuos de la fábrica y el aspirado de las instalaciones, así como diferentes ensayos que tienen por objeto la descontaminación in situ de los residuos de Inquinosa.

 

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *