Save pagePDF pageEmail pagePrint page

 

Se trata de un pacto de empresas y gobiernos impulsado por la Fundación Ellen MacArthur y la ONU para encontrar soluciones a la contaminación generada por los plásticos.

Cataluña se suma al pacto global contra los plásticos

Cataluña se ha adherido al New plastics economy global commitment , un compromiso impulsado por la Fundación Ellen MacArthur, en colaboración con el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, para ayudar a eliminar la contaminación por plásticos a escala global. Un compromiso que han firmado, hasta ahora, más de 350 empresas y gobiernos de todo el mundo para eliminar los envases innecesarios o de un solo uso e innovar para garantizar su reutilización o el reciclado.

El Gobierno catalán desarrolla acciones destinadas a promover cambios en los patrones de producción y consumo que resultan, entre otros, en la eliminación del sobreenvasado. Algunas de estas acciones, enmarcadas en la Estrategia catalana de ecodiseño y el Programa de prevención y gestión de residuos y recursos de Cataluña (PRECAT20), son las líneas de subvención para promover la economía circular en las empresas, la organización del Premio Cataluña de ecodiseño, la publicación del Catálogo ecodiseño Cataluña, o diferentes actividades de difusión y formación para empresas. Además, la ecoetiqueta catalana, un Distintivo de Garantía de Calidad Ambiental, incluye criterios circulares, sobre el uso eficiente de los recursos en cada grupo de productos, sobre el uso de plásticos reutilizables, reciclables, compostables o reciclados en productos y envases.

En julio pasado el Departamento de Territorio y Sostenibilidad publicó una circular que restringe el uso de plásticos desechables en sus instalaciones. Actualmente se está ultimando un acuerdo que extiende la limitación a todas las instalaciones y eventos públicos de todos los gobiernos y organismos del sector público. En cuanto a la demanda, se está estimulando la contratación pública verde de productos y envases de plástico reutilizables, reciclables, reciclados o compostables, a través de acuerdos gubernamentales; la inclusión de cláusulas específicas en licitaciones públicas; acuerdos marco para actividades de compra centralizadas, y guías de contratación pública verde.

Un uso eficiente de los recursos

En los próximos meses está previsto promover una nueva Ley de prevención y gestión de residuos y un uso eficiente de los recursos, que tratará, entre otros, aspectos relacionados con la prevención, antes de la introducción de productos en el mercado, y la reducción de embalajes superfluos o innecesarios; la eliminación de determinados productos de plástico de un solo uso; la promoción de envases reutilizables y, siempre que sea posible, la sustitución de materiales de embalaje por otros más respetuosos con el medio ambiente.

Además, el Departamento de Territorio y Sostenibilidad y la Asociación Catalana de Envasadores de Agua están preparando la firma de un acuerdo voluntario con objetivos e iniciativas ambiciosas para hacer un uso eficiente de los recursos y promover la transición de este sector hacia una economía circular.

El PRECAT20, actualmente en vigor, incluye objetivos como reducir un 15% en peso de la generación total de residuos primarios en Cataluña respecto a 2010; disminuir en un 90% en peso el consumo de bolsas de plástico no compostables respecto a 2007; aumentar la recogida selectiva hasta el 60% de los residuos municipales generados, e incrementar la preparación para la reutilización y la recuperación de materiales hasta el 55% en peso de los residuos municipales generados, para fracciones de papel, vidrio, metal, plástico, residuos biológicos y otras fracciones reciclables.

El antecedente del ‘Pacto por la Bolsa’

Finalmente, la Agencia de Residuos de Cataluña (ARC) ha establecido líneas específicas de subvenciones para ayudar a la industria a aumentar el consumo de materiales reciclados a través de proyectos de investigación o proyectos de demostración y pruebas piloto. Una parte importante de los fondos que dotan estas actuaciones provienen del canon sobre vertederos e incineración establecido en Cataluña desde 2004 para residuos municipales y desde 2014 para residuos industriales.

Cataluña cuenta con una amplia experiencia en acuerdos con el sector privado para la reducción del plástico de un solo uso. En concreto, en 2009 se firmó el primer acuerdo del «Pacto por la bolsa» con todas las asociaciones representativas de minoristas de Cataluña y empresas fabricantes de bolsas de plástico. Este pacto permitió reducir drásticamente -más del 50% de reducción entre 2007 y 2012- el consumo de bolsas de plástico de un solo uso en Cataluña.

Un compromiso de reducción mundial

Las empresas de bienes de consumo y minoristas que se han adherido al compromiso global de la Fundación Ellen Mac Arthur se comprometen a aumentar el material reciclado que contienen los envases que ponen en el mercado hasta el 25% en 2025, mientras que la media global actual es de solo del 2%. Un hecho de gran importancia si se tiene en cuenta que entre las firmantes incluyen las compañías que ponen en el mercado el 20% de todos los envases plásticos producidos a nivel mundial.

Además, todos los firmantes se comprometen a eliminar los envases de plástico innecesarios y los desechables por modelos destinados a la reutilización. También a innovar para garantizar que el 100% de estos envases se puedan reutilizar, reciclar o compostar fácilmente y de forma segura en 2025, además de aumentar significativamente los volúmenes de plástico reutilizado o reciclado en nuevos envases.

La iniciativa New Plastics Economy acaba de publicar el informe anual de sus adheridos y los titulares sobre los costes ambientales y económicos de la contaminación por plásticos.

 

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *