Save pagePDF pageEmail pagePrint page

 

El proyecto ‘Covid Water’ cuantifica la presencia de restos del virus en la EDAR de Castellón como método de detección temprana de posibles rebrotes de la pandemia.

Castellón analiza la presencia del coronavirus en sus aguas residuales
Representantes del Ayuntamiento y de FACSA en su visita a la EDAR de Castellón

El Ayuntamiento de Castellón, a través de la Concejalía de Transición Ecológica, y en colaboración con la empresa FACSA, ha impulsado un estudio en el que se están cuantificando fragmentos de ARN del virus SARS-CoV-2 causante del COVID-19 en el alcantarillado y los procesos de depuración de Castellón de la Plana, a fin de reforzar la detección temprana de posibles rebrotes de la enfermedad.

Así, el principal objetivo del proyecto, denominado “Covid Water”, es cuantificar la presencia del virus en aguas residuales para obtener datos que permitan -junto con otro tipo de información poblacional y epidemiológica-, anticiparse a posibles reinfecciones de la población por COVID-19, teniendo especialmente en cuenta el proceso de desescalada. Del mismo modo, el estudio busca entender cómo se comporta el virus en la línea de aguas y fangos de la EDAR de Castellón, para lo que se están estudiando varios puntos de la misma, determinando la evolución de su concentración.

En este marco, el concejal de Transición Ecológica, Fernando Navarro, visitó esta semana la Estación Depuradora de Aguas Residuales de Castellón junto a Luis Basiero, director del área de saneamiento y depuración de FACSA, y Ernesto Santateresa, subdirector de calidad ambiental de la misma compañía, a fin de comprobado la evolución del proyecto. Durante la visita, Navarro destacó “la importancia de la investigación para ayudar a prevenir y contener posibles rebrotes de la pandemia” y subrayó que “el conocimiento de la existencia de material genético propio del virus puede aportar información de donde más contagios se producen en la ciudad y desarrollar un sistema de detección temprana”.

Por su parte, desde FACSA señalaron que próximamente se analizarán las redes de saneamiento de áreas industriales o que concentran una importante densidad de población, con el objetivo de añadir mayor precisión al estudio y a la gestión ante el COVID-19.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *