La iniciativa pasa por instalar equipos automáticos de retorno de envases en diversos puntos para fomentar el reciclaje y la reducción de residuos.

Proyecto de retorno de envases en Baleares y Comunidad Valenciana

El director general de Residuos y Educación Ambiental del Govern balear, Sebastià Sansó, y la secretaria autonómica de Emergencia Climática y Transición Ecológica de la Generalitat Valenciana, Paula Tuzón, anunciaron este miércoles la puesta en marcha de una prueba piloto conjunta para instalar puntos de retorno de envases de bebidas reutilizables en las Islas Baleares y la Comunidad Valenciana.

Ambos gobiernos autonómicos presentarán el proyecto para que sea financiado a través de los fondos de reconstrucción de la Unión Europea. Este consistirá en la implantación de equipos automáticos para el retorno de envases de bebidas reutilizables, que empezarían instalándose en espacios públicos de ambos territorios. Se implicará a los municipios donde se decida ubicar las máquinas, propiciando así el acercamiento de este sistema a la ciudadanía y al pequeño comercio, puesto que hasta el momento ha sido un sistema mayoritariamente utilizado en el sector de la hostelería y la restauración (HORECA).

Sansó remarcó la importancia de que los dos gobiernos trabajen de forma conjunta en la línea de reducción de residuos y de potenciar la economía circular. «Las Islas Baleares han demostrado que dejar atrás la cultura desechable no es solo posible, sino que es factible», dijo. «Con proyectos como el que presentamos hoy, seguimos dando pasos para lograr los objetivos marcados en la Ley Balear de residuos y situarnos en la línea de lo que marca la Directiva Europea».

El director general incidió en que poner al alcance de las pequeñas y medianas empresas una herramienta como el punto de retorno de envases «no solo potencia el uso de recipientes retornables, sino que también potencia una industria a menudo olvidada y que es clave a la hora de diversificar la economía y avanzar hacia un cambio de modelo, no solo en la gestión de residuos sino en lo social y económico».

Por su parte, Tuzón recalcó que las innovaciones tecnológicas facilitan que la gente que colabora más con el reciclaje pague menos que la que no lo hace. «Con este plan piloto de puntos de regreso de envases queremos avanzar de manera decidida en la mejora de la educación ambiental», señaló la secretaria autonómica. «El objetivo es mejorar la separación de residuos en origen y dar visibilidad a estas prácticas en lugares de gran afluencia de público, como mercados, centros comerciales, estaciones y universidades». En la Comunidad Valenciana está previsto que estos puntos de retorno se instalen inicialmente en Valencia, Elche y en varios ayuntamientos del Consorcio Valencia Interior.

El anuncio se hizo durante una visita a la planta embotelladora de Bebidas Puig, en Palma. Estas instalaciones forman parte de uno de los catorce proyectos seleccionados en la última convocatoria de ayudas para impulsar la economía social y circular, financiadas con fondos del Impuesto de Turismo Sostenible (ITS).

La planta embotelladora permite cambiar los envases de plástico por botellas de vidrio retornables y reutilizables. La empresa prevé que, a partir de 2024, puedan llegar a la cifra máxima y eliminar hasta dos millones de envases desechables por año.

Hay que recordar que Bebidas Puig puso en marcha a mediados de 2020 la primera parte del proyecto, que consiste en la creación de un Sistema de Depósito, Devolución y Retorno (SDDR) donde los particulares pueden adquirir bebidas y devolver los envases vacíos.

 

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *