En una carta enviada a la CE, varias organizaciones alertan de que este método puede abrir la puerta a la «contabilidad creativa» del contenido de plástico reciclado en los nuevos productos.

Organizaciones rechazan el enfoque de balance de masas para estimar el contenido de plástico reciclado en nuevos productos

Varias organizaciones -entre ellas Zero Waste Europe, ECOS y la Agencia de Investigación Ambiental del Reino Unido- han pedido por carta a la Comisión Europea (CE) que evite un método flexible de «balance de masas» para determinar el contenido de material reciclado de los productos de plástico. En su lugar, instan a la CE a establecer un método de «cadena de custodia» transparente, ambicioso y circular.

Firmada por varias organizaciones de la sociedad civil y miembros de la industria del reciclaje, la carta es una objeción directa a los recientes llamamientos de los principales actores de la industria (incluidos los actores del «reciclaje químico») a favor de un «enfoque de balance de masas». Los autores de la misiva consideran que «este método podría permitir la asignación liberal de materia prima reciclada al producto final que ellos elijan, independientemente de su verdadero contenido». En la práctica, esto significa que «según el enfoque de balance de masas, un producto de plástico podría venderse como «totalmente reciclado» y contener sólo fracciones muy pequeñas de contenido reciclado real».

La carta conjunta recomienda que la CE base su método en diez criterios específicos para evitar las prácticas de «greenwashing» y regule cómo se determina el contenido reciclado, garantizando una cadena de custodia circular:

  • Intentar conseguir la mayor cantidad posible de contenido reciclado y separar las materias primas recicladas de las vírgenes en la cadena de suministro.
  • Utilizar el balance de masas «a nivel de lote» para determinar el contenido reciclado cuando la segregación no sea factible.
  • No permitir el comercio de contenido reciclado como parte de un sistema de créditos.
  • Asignar uniformemente el contenido reciclado a los productos de salida cuando se utilice el balance de masas.
  • Garantizar una sólida trazabilidad física y química del contenido reciclado.
  • Evitar convertir el contenido reciclado en «monedas» teóricas.
  • Al determinar el contenido reciclado, incluir sólo los residuos postconsumo y no los preconsumo.
  • Establecer criterios estrictos de elegibilidad para los residuos de plástico utilizados para el reciclaje químico.
  • Tener en cuenta todo el ciclo de vida de los productos en el modelo de la cadena de custodia.
  • Garantizar la plena transparencia hacia los consumidores.

Estos criterios se explican con más detalle en el documento «Determinación del contenido reciclado con el «enfoque de balance de masas – 10 recomendaciones para el desarrollo de métodos y normas», publicado recientemente por Zero Waste Europe, ECOS y la alianza Rethink Plastic (RPa).

Según explica Shanar Tabrizi, responsable de reciclaje químico y de conversión de plástico en combustible de Zero Waste Europe, «los objetivos de la UE en materia de contenido reciclado podrían ser un gran motor para el reciclaje, a menos que introduzcamos métodos poco rigurosos para informar sobre la proporción de contenido reciclado en los plásticos que eliminen esos incentivos, engañen a los consumidores y corran el riesgo de dañar la credibilidad de la industria del reciclaje».

Por su parte, Mathilde Crépy, directora de programas de ECOS, explica que «la Directiva sobre plásticos de un solo uso fue un verdadero avance para la política medioambiental. Pero con el «enfoque de balance de masas», abrimos la puerta a la contabilidad creativa del contenido de plástico reciclado. Si permitimos que los fabricantes jueguen con las cifras en sus declaraciones sobre contenido reciclado, nuestro planeta sufrirá las consecuencias».

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *