Save pagePDF pageEmail pagePrint page

Mientras en Francia ya se han prohibido las bolsas y vajillas de un solo uso, España aún no ha definido sus medidas para reducir las bolsas de plástico.

Aumenta la presión legislativa sobre los envases de un solo uso, más allá de las bolsas de plástico
Algunos países ya están legislando para reducir otros envases plásticos de un solo uso

La prohibición respecto a las bolsas de plástico ha entrado ya en vigor en varios países dentro y fuera de la Unión Europea (por ejemplo, en Italia, Hawaii, Rwanda, Bangladesh o Marruecos, entre otros) mientras que en otros países se ha optado por aplicar una pago por bolsa, medida que ha demostrado un gran efecto disuasorio (por ejemplo, en Irlanda, Dinamarca, Inglaterra, Finlandia o México).

A dos meses de la fecha límite para la transposición de la Directiva para la reducción de bolsas de plástico de un solo uso (Directiva 2015/720), algunos países como España aún no han definido sus medidas mientras que otros han ido más allá prohibiendo no tan solo las bolsas sino también las vajillas de plástico desechable.

Respecto a las bolsas de plástico, en Cataluña desde 2009 hay un pacto voluntario que ha conseguido reducir un 90% el consumo de bolsas en medianos y grandes comercios, mientras que se ha incrementado su uso en un 16% en los pequeños. No obstante, el acuerdo vinculante que la Agencia de Residuos de Cataluña (ARC) hizo con el sector comercial por el cual prohíbe la gratuidad de las bolsas en todo tipo de comercios aún no ha entrado en vigor, medida que se esperaba para principios de este año.

En el caso de Francia, ambas prohibiciones (bolsas y vajilla de un solo uso) han entrado en vigor este 2016 y para el caso de la vajilla los fabricantes tienen hasta 2020 para adaptarse y producir estos productos con materiales biodegradables. Esta regulación, que afecta también los vasos plásticos de las máquinas expendedoras de café, ha generado controversia entre los fabricantes a la vez que presenta una gran oportunidad para la industria de los bioplásticos, la cual crecerá a un ritmo del 14,8% anual entre 2016-2020.

La prohibición de estos productos no es una medida aislada. Por ejemplo, en San Francisco (EEUU) este mismo año se han prohibido los envases de poliestireno expandido, material plástico muy utilizado también para los vasos de café y otros envases para alimentación.

A nivel europeo, las medidas regulatorias implementadas en Francia sientan un precedente que podría afectar la aplicación de la directiva en otros países así como su futura revisión.

Fuente:
Laboratorio ecoinnovación

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *