Ubicada en la localidad de Sanchonuño, la instalación, además de RCD, acogerá enseres y otros residuos voluminosos no peligrosos.

Residuos de construcción
Residuos de construcción. Foto: RESIDUOS PROFESIONAL

La Comisión Territorial de Medio Ambiente y Urbanismo de Segovia, dependiente de la Junta de Castilla y León, ha autorizado el uso excepcional de suelo rústico para la nueva Área de Aportación de Residuos de Construcción y Demolición (RCD) y de Residuos Voluminosos y Enseres (RVE) no Peligrosos del municipio de Sanchonuño, que promueven el Ayuntamiento de la localidad y el Consorcio provincial de Medio Ambiente de Segovia.

La construcción de esta planta se integra en el Programa para la Recuperación Ambiental de Zonas Degradadas por el Depósito de Residuos Inertes, que desarrolla la Consejería de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León, en colaboración con los Consorcios de Gestión de Residuos y las Diputaciones provinciales.

La parcela en la que se proyecta el Área de Aportación de Sanchonuño tiene una superficie de 8.213 m², es de propiedad municipal y se ubica a 450 metros de suelo urbano. El proyecto contempla la ejecución de una solera de hormigón, cercada con valla de malla metálica, y la construcción de una marquesina bajo la que se instalarán los depósitos y contenedores para los residuos de construcción y demolición y residuos voluminosos y enseres no peligrosos.

Finalmente se colocará un cartel informativo, visible desde el exterior del recinto, en el que se señalan los residuos que es posible depositar, los que están prohibidos y los días y horarios de acceso.

 

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *