Save pagePDF pageEmail pagePrint page

Reciclará los gases residuales generados por su factoría de Gante (Bélgica) en la fabricación de acero para producir bioetanol a escala comercial.

ArcelorMittal construye en Gante una planta de aprovechamiento de gases residuales
ArcelorMittal quiere valorizar energéticamente los gases generados en sus factorías de acero. Foto: ArcelorMittal

La preocupación de ArcelorMittal por el aprovechamiento energético de los gases residuales de sus acerías no es una novedad. La multinacional, que se puso en contacto con el Ayuntamiento de Gijón y el Gobierno del Principado de Asturias para obtener su visto bueno de cara a la construcción de una planta de cogeneración en la factoría de Gijón, ya acomete proyectos basados en el reciclaje en otras partes de Europa.

Es el caso de un acuerdo de intenciones firmado con Lanza Tech, una empresa especializada en procesos de reciclaje de dióxido de carbono, y Primetals Technologies, un proveedor de tecnologías y servicios para la industria siderúrgica, para construir en su factoría de Gante (Bélgica) una planta destinada a la producción de bioetanol, a escala comercial, a partir de los gases generados durante el proceso de fabricación del acero.

Este proyecto prevé una capacidad de producción de etanol de 47.000 toneladas al año, suficiente, según los cálculos de la compañía, “para abastecer de mezcla de gasolina y etanol a medio millón de coches”; aunque también puede someterse a un procesado adicional para producir los combustibles de sustitución directa utilizados en el sector aeronáutico.

Su entrada en funcionamiento demostrará el valor añadido que aportan los procesos de reciclaje de residuos, ya que no solo supondrá una reducción de las emisiones en origen y, por tanto, una disminución de la huella de carbono directa de la empresa, sino que además, en este caso, permitirá reducir el consumo de combustibles fósiles.

La construcción de esta planta de referencia tendrá un coste aproximado de 87 millones de euros. La multinacional calcula que podría comenzar a producir bioetanol a mediados de 2017. En la primera fase, dispondrá de una capacidad de producción anual de 16.000 toneladas al año, pero una segunda fase, que finalizará en 2018, elevará esta cifra a un total de 47.000 toneladas anuales.

Fuente:
El Comercio

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *