Save pagePDF pageEmail pagePrint page

Un joven investigador costarricense pudo estudiar durante una estancia en la Universidad de Leipzig muestras de diatomita, un material que permite eliminar los ácidos grasos presentes en aceites vegetales y grasas animales utilizados para producir biocombustible.

El investigador analizó una roca que permitiría una producción de biodiésel más eficiente
Allen Puente viajó a Alemania para desarrollar su proyecto. Foto Anel Kejenkeeva / DiCYT

Allen Puente Urbina, un joven estudiante del Programa de Posgrado en Química de la Universidad de Costa Rica (UCR), se ha convertido en el primer costarricense en realizar una pasantía en el Instituto de Química Analítica adscrito a la Facultad de Química y Mineralogía de la Universidad de Leipzig (Alemania), donde complementó una investigación que inició en la Escuela de Química de la UCR en el ámbito de los biocombustibles.

En este instituto, el estudiante tuvo la oportunidad de analizar las muestras de un tipo de roca sedimentaria conocida como diatomita, mediante técnicas no disponibles en su país de origen, como la de Resonancia Magnética Nuclear de Xenón, para analizar muestras sólidas preparadas en Costa Rica.

El objetivo de su estudio es preparar, a partir de la diatomita, un material que permita eliminar los ácidos grasos presentes en aceites vegetales o grasas animales que se utilizan para producir biodiésel. Este material, además, sería reutilizable y permitiría reducir la generación de residuos en comparación con los métodos convencionales.

Investigación

En Alemania, el joven químico logró ampliar el alcance del proyecto de investigación que desarrolló la Prof. Grettel Valle Bourrouet, de la Escuela de Química de la UCR, desde el 2009 junto a un equipo de investigadores, en el cual se estudiaron las características de la diatomita, una roca de bajo costo que se encuentra en la zona de Barranca, Puntarenas, así como en otros yacimientos en la zona Norte de Costa Rica.

Con su investigación, actualmente busca obtener materiales que sirvan para tratar aceites vegetales o grasas animales, que por su elevada acidez no pueden utilizarse en procesos convencionales de producción de biodiésel, volviéndolos aptos para ser usados. Para obtener esos materiales en su forma más efectiva, es necesario modificar la estructura química de la diatomita bajo ciertas condiciones especiales. Por eso, se dedicó a estudiar estas condiciones como parte de su trabajo de tesis, titulado “Síntesis de catalizadores para la esterificación de ácidos grasos”.

El estudiante detalló que “en esta etapa es donde viene a ser importantísimo el trabajo que hicimos en Alemania, porque hemos podido determinar cuáles son esas condiciones previas que nos permiten obtener la modificación máxima y así generar el producto más eficiente”.

El profesor e investigador costarricense, Dr. Isaac F. Céspedes-Camacho, quien trabaja en el Instituto de Química Analítica en la Universidad de Leipzig e impulsó la pasantía de este estudiante, agregó que “gracias a este proyecto de colaboración, hemos podido utilizar la técnica de Xe-129 hiperpolarizado, así como análisis BET para caracterizar apropiadamente las superficies de las diatomitas en las que Allen y la profesora Grettel han estado trabajando”.

Céspedes destacó que con esta información es posible buscar aplicaciones prácticas para la diatomita. Además señaló que “los resultados que se han estado obteniendo son prometedores e incluso se presentaron en el Congreso Euromar 2014 (European Magnetic Resonance Meeting), quizás el más importante congreso de resonancia magnética en el mundo”, que se celebró del 29 de junio al 3 de julio en Zürich (Suiza).

Fuente:
DiCYT

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *