Esta certificación refleja que la entidad bancaria consigue reciclar el 95% de los residuos generados en estas instalaciones y que solo un 1,16% se envía a vertedero.

ABANCA obtiene el certificado residuo cero de AENOR

ABANCA ha obtenido el certificado Residuo Cero de AENOR para sus sedes corporativas de A Coruña y Madrid, tras superar la auditoría realizada por la entidad certificadora en estas instalaciones. Este sello se concede a las organizaciones que integran en su estrategia medioambiental una apuesta clara por la sostenibilidad y el respeto por el medio ambiente.

En concreto, el certificado Residuo Cero pone el foco en los puntos de generación de residuos y contribuye al impulso de la economía circular, ya que se prioriza la reutilización y el reciclaje, aprovechando los residuos como materia prima para nuevos procesos.

El certificado refleja que la entidad bancaria consigue volver a introducir en la cadena de valor el 95,01% de los residuos generados en estas dos sedes, por encima del 90% exigido para obtener este sello medioambiental, y que solo un 1,16% se envía a vertedero.

La obtención de la certificación Residuo Cero es el resultado de un proyecto puesto en marcha por el banco en septiembre de 2020 en el marco de su estrategia de sostenibilidad y de su política Energética y Ambiental. Con esta iniciativa, la entidad busca establecer en la organización los mecanismos de gestión medioambiental más adecuados para contribuir a la conservación de los recursos naturales.

Puntos de reciclaje

El director Región Atlántica de AENOR, Martín Pita, fue el encargado de entregar el certificado a la responsable del proyecto Residuo Cero dentro del Área de Gestión y Mantenimiento de Inmuebles de ABANCA, Paynima Rizo, y a la responsable del Área de Sostenibilidad, María García, en un acto en la sede del banco en A Coruña.

Durante la entrega, Martín Pita destacó que “este certificado está en línea con las directrices de economía circular y ayuda al cumplimiento de los desarrollos normativos de ABANCA por ser una entidad sostenible y desarrollar productos y servicios financieros sostenibles, asegurando que minimizan y valorizan las distintas fracciones de residuos que generan de forma continuada. Esto es, que sus destinos son la reutilización, el reciclado o la valorización energética con recuperación de energía y no el depósito en vertedero”.

Paynima Rizo explicó que “entre las medidas adoptadas por el banco dentro del proyecto Residuo Cero se encuentran la instalación de puntos de reciclaje -denominados Eco Corner- en cada una de las plantas de estas dos sedes corporativas para facilitar la segregación en origen de las diferentes facciones de residuos, así como una campaña de formación y concienciación dirigida a la plantilla con el objetivo de que todos los empleados sean conscientes de la importancia de reducir los residuos que se generan y de realizar correctamente su separación, tanto en el entorno profesional como en el personal”.

María García subrayó que “en el éxito del proyecto ha sido clave la implicación de todos los profesionales usuarios de las instalaciones certificadas, que han demostrado el máximo compromiso a la hora de adaptarse a las nuevas medidas”. También indicó que “esta es la primera fase de un proyecto que se ha iniciado en las sedes de A Coruña y Madrid porque son las que concentran mayor número de personas, pero que se extenderá progresivamente a otros edificios corporativos y oficinas de la red comercial”.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *