El ayuntamiento de Mora (Toledo) firma un acuerdo marco con la empresa biotecnológica Bioento para poner en marcha una solución para el tratamiento del alperujo generado por la industria olivarera utilizando biodigestores aeróbicos de biomasa larvaria de insectos.

Proyecto de valorización del alperujo con larvas de mosca

El alcalde de la localidad toledana de Mora, Emilio Bravo, y Javier Martínez, representante de la empresa Bioento Farm, firmaron recientemente un acuerdo marco de colaboración, con el objetivo de sentar las bases para informar y proponer a cooperativas y almazaras morachas el desarrollo de un proyecto para la implantación de una Orujera Ecológica Natural (OEN) para la valorización de alperujo, un residuo generado en la producción de aceite de oliva.

La Orujera Ecológica Natural (OEN) es un biodigestor aeróbico, una instalación en la que millones de larvas de una inofensiva y singular mosca llamada vulgarmente mosca soldado negra (Hermetia illucens) se comerán todo el desecho que se origina en las cooperativas y almazaras con la molturación de las aceitunas, es decir el alperujo. Se trata de una forma natural y rentable de acabar con un residuo orgánico cuyo excedente actual se ha incrementado, a causa fundamentalmente de la producción superintensiva de aceitunas, y provoca no pocos problemas medioambientales y de logística.

Mediante esta técnica de reciclado natural el alperujo se transformará, gracias a la biomasa de las propias larvas, en materia prima para hacer harina animal, y gracias a las excreciones de las esas mismas larvas en fertilizante ecológico: “Las larvas se comen todo el alperujo y después ellas mismas conformarán una materia prima de proteína y grasa de buena calidad muy apropiada para la fabricación de piensos animales”, explicó uno de los técnicos de este proyecto. “Esto es muy interesante ya que en los últimos años se ha incrementado considerablemente la demanda de harina para alimentación animal como alternativa a la harina de pescado, que normalmente hay que importar y que supone una amenaza para la biodiversidad marina”

“Con las propias excretas de las larvas se puede producir un tipo de fertilizante ecológico muy demandado en la actualidad ya que España es el país con más huertas ecológicas declaradas en Europa y el fertilizante que se hace con la excreta de esta larva es ideal para eso ya que está libre de químicos”, añadió el experto de Bioento.

“Somos el mayor productor de aceite de oliva de Castilla La Mancha, y por consiguiente, también somos el mayor productor de alperujo, residuo generado en la extracción de nuestro oro líquido, por lo que tenemos la obligación de buscar nuevas alternativas ecológicas y eficientes para el tratamiento de este residuo”, argumentó el alcalde  de Mora.

Bravo explicó que con este proyecto, “buscamos informar y ofrecer a las almazaras y cooperativas de nuestro pueblo de esta novedosa forma de eliminar este residuo, sin que esto suponga daño alguno para el medio ambiente, ni molestias a nuestros vecinos, y además, con este novedoso proceso, se obtendrán subproductos que generarán ingresos a las entidades se adhieran al proyecto”.

 

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *