Save pagePDF pageEmail pagePrint page

 

El proyecto contempla la adaptación de la planta de reciclaje de Vaersa para que pueda recuperar cápsulas de café, tapas de yogures o tubos de pasta de dientes, entre otros.

Las cápsulas de café se podrán reciclar en el contenedor amarillo en Valencia

La ciudadanía de Valencia podrá reciclar, a partir de mayo, las cápsulas de café y otros residuos de acero y aluminio ligero, como por ejemplo las tapas de los yogures o tubos de pasta de dientes, en los más de 2.500 contenedores amarillos de envases repartidos por la ciudad. «Un gesto que contribuye a impulsar la economía circular mediante un sistema de aprovechamiento de recursos en el cual trabaja el Ayuntamiento dentro de una estrategia sostenible que apuesta por la reutilización de los elementos y la reducción de residuos que acaban en los vertederos», tal como destacó ayer el vicealcalde y concejal de Ecología Urbana, Sergi Campillo.

Este proyecto piloto, «es un ejemplo de colaboración público-privada, y supondrá la adaptación de la planta de reciclaje de Vaersa, así como de una campaña de información para garantizar el buen uso del contenedor amarillo», según informó Campillo, quien también explicó que esta iniciativa «convertirá Valencia en la primera ciudad española que facilita el reciclaje masivo de residuos de acero y aluminio ligero». La iniciativa se enmarca en el cumplimiento de los objetivos de la Unión Europea que marcan que en 2025 se tendrá que recuperar el 50% del aluminio en general.

Campillo presentó este proyecto junto con la consellera de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica, Mireia Mollà, y el director general de Nespresso España, Thomas Reuter, quienes firmaron el convenio para el proyecto piloto de reciclaje de residuos de acero y aluminio ligeros que permitirá esta actuación.

En la misma línea, la consellera Mireia Mollà destacó que con este cambio «pasaremos de un sistema de economía lineal a una economía circular que permitirá seguir la normativa europea y recuperar este material que, a estas alturas, acaba, en más de un 80% de los casos, en el vertedero».

Por su parte, el director General de Nespresso en España destacó  la «valentía de las administraciones valencianas por el impulso de esta innovación medioambiental que beneficia no solo a nuestras cápsulas de café, sino a un amplio abanico de productos».

Así, en Valencia ciudad, a partir del mes de mayo se instalará a los contenedores amarillos un vinilo informativo sobre los nuevos residuos que se pueden reciclar. El Ayuntamiento calcula que con este nuevo sistema se podrán reciclar entre 500 y 1.000 toneladas al año de residuos «que hoy por hoy acaban en el vertedero de Dos Aigües o como residuos impropios en el contenedor marrón de materia orgánica por su difícil separación», concluyó Campillo.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *