Save pagePDF pageEmail pagePrint page

La EDAR de Paterna, en Valencia, albergará la primera planta de cooxidación en agua supercrítica de Europa, una novedosa tecnología que abre la puerta a nuevas estrategias de gestión de residuos.

cooxidación supercrítica
El proyecto abre las puertas a nuevas estrategias de gestión de residuos

El centro tecnológico ainia coordina el proyecto europeo de demostración LO2X, cuyo objetivo es demostrar la viabilidad técnica, económica, energética y ambiental de una novedosa tecnología –denominada cooxidación supercrítica– que permita tratar de forma conjunta lodos de depuradora, residuos agroalimentarios, lixiviados de vertederos y plaguicidas con una eficacia cercana al 100%.

La tecnología ya se ha aplicado con éxito en el tratamiento de distintos tipos de residuos peligrosos. Su uso en el tratamiento de lodos de depuradora urbana constituye una nueva alternativa a las líneas de depuración tradicionales. La cooxidación en agua supercrítica de lodos de depuradora simultáneamente con otros residuos de tipo industrial constituye una innovación tecnológica que abre la puerta a nuevas estrategias de gestión de tratamiento de estos residuos para la eliminación de contaminantes y la recuperación de sustancias valiosas, como el fósforo.

Energía renovable y nutrientes

La instalación de la tecnología de cooxidación supercrítica en una estación depuradora de aguas residuales (EDAR) permitirá mejorar la sostenibilidad de la propia planta, así como de las actividades agroalimentarias de su entorno. Al tratarse de un proceso exotérmico se prevé una producción neta de energía de carácter renovable.

Por otro lado, se quiere demostrar la viabilidad de recuperar nutrientes como el fósforo para su posterior aprovechamiento. Al quedar completamente mineralizada la materia orgánica, se evitan riesgos de contaminación biológica o de contaminantes emergentes presentes en los lodos. Además, la tecnología prevé ahorrar costes de inversión y operación en las líneas de tratamiento de lodos.

Proyecto demostrativo pionero

El proyecto incluye la construcción de una instalación demostrativa con capacidad para tratar 100 kg de materia seca al día. La planta se ubicará en la EDAR de Paterna (Valencia), gestionada por la EPSAR, y estará en funcionamiento durante más de un año comprobando la eficacia del proceso para distintas combinaciones de residuos a tratar. Será la primera planta de agua supercrítica que funcione en continuo en una depuradora a nivel europeo y la segunda a nivel mundial.

La tecnología de oxidación en agua supercrítica –u oxidación supercrítica– se basa en las propiedades del agua en condiciones de alta temperatura y presión para oxidar completamente compuestos orgánicos a moléculas simples de agua, CO2 y nitrógeno.

El proyecto europeo LOX2 “Supercritical water co-oxidation (SCWcO) of urban sewage sludge and wastes” lo integran ainia centro tecnológico, como coordinador, y las empresas: IVEM, especializada en la explotación y mantenimiento de EDAR, ISOLUX INGENIERÍA, experta en instalaciones para la gestión del ciclo del agua; IMECAL dedicada a la construcción de maquinaria, equipamientos e instalaciones metal-mecánicas, y SCFI, especialista en la tecnología de agua supercrítica.

LOX2 está apoyado al 50% por el programa LIFE+ Environment de la Comisión Europea y cuenta con un presupuesto de 2,9 millones de euros. Tiene una duración de tres años.

La cooxidación supercrítica

La tecnología de oxidación en agua supercrítica (u oxidación supercrítica) se basa en las propiedades del agua en condiciones de alta temperatura y presión (T>374 ºC; p>221 atmósferas) para oxidar completamente compuestos orgánicos a moléculas simples de agua, CO2 y nitrógeno, con gran eficacia.

Mientras el agua líquida a temperatura ambiente disuelve bien sustancias iónicas pero no gases, hidrocarburos o polímeros no polares, el agua supercrítica es capaz de disolver compuestos orgánicos y ello posibilita que se pueda llevar a cabo la reacción de oxidación en fase homogénea (minimizando las limitaciones de transferencia de materia).

La tecnología ya se ha aplicado con éxito en el tratamiento de distintos tipos de residuos peligrosos tales como residuos oleosos, hidrocarburos halogenados, policlorobifenilos (PCB), residuos con acrilonitrilos y residuos de industrias farmacéuticas.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *