Save pagePDF pageEmail pagePrint page

 

Bautizado con el lema “De residuos a energía: haciendo posible la economía circular”, este encuentro internacional sobre valorización energética se extenderá durante los días 20 y 21 de septiembre en el Centro de Conferencias del Palacio Euskalduna.

Mañana comienza el Congreso CEWEP de Bilbao
Un operario en la planta de Zabalgarbi, que los asistentes al Congreso podrán visitar en la segunda jornada. Foto: RESIDUOS PROFESIONAL

Tras un largo e intenso período de preparativos, ya está todo listo para que mañana arranque la novena edición del congreso de CEWEP (Confederación Europea de Empresas de Valorización Energética), que preside Paul De Bruycker, y en la que se integra AEVERSU (Asociación Española de Empresas de Valorización Energética), presidida por Rafael Guinea Mairlot, y que ha tenido un papel protagonista en la organización de este evento, apoyada por el equipo de profesionales de la planta bilbaína de Zabalgarbi.

Más de 200 personas (cargos políticos, técnicos y profesionales del ámbito medioambiental de toda Europa) se darán cita en este evento a fin de analizar y desgranar «el papel crucial que la valorización energética desempeña en un marco de economía circular», según expresa un comunicado emitido por AEVERSU, toda vez que permite aprovechar el potencial energético de la fracción no reciclable de los residuos «de una forma limpia, eficiente y respetuosa con el entorno y la salud, obteniendo productos (electricidad y calor) de extraordinario valor» con los que reducir la dependencia energética de los combustibles fósiles.

El congreso, bautizado con el lema “De residuos a energía: haciendo posible la economía circular”, se extenderá durante dos días (20 y 21 de septiembre) y se desarrollará en el Centro de Conferencias del Palacio Euskalduna, complementándose con una visita técnica a la planta de Zabalgarbi, puntera en el sector.

Se erige así en una oportunidad única para poner sobre la mesa la situación actual de la gestión de los residuos urbanos en Europa y España, y, sobre todo, «la necesidad de que los países, tal y como exigió recientemente el Consejo Europeo, respeten la jerarquía de gestión», dando prioridad a la prevención y la reducción, que deben tener continuidad con la preparación para la reutilización, el reciclado y la valorización energética de la fracción no reciclable, relegando el vertido a último lugar por su negativo impacto para el medio ambiente y la salud; una exigencia que no se cumple en el caso de España, toda vez que desvía a vertedero cerca del 57% de los residuos urbanos, con el alto riesgo de contaminación asociado.

Estas y otras cuestiones serán expuestas por ponentes de alto nivel que conforman un cartel único en el que tendrá voz la Comisión Europea, el Ministerio para la Transición Ecológica, así como organizaciones y empresas medioambientales de distintos puntos de Europa, que ofrecerán su visión y conocimiento sobre la normativa vigente, innovación tecnológica, reducción de emisiones, recuperación de materiales y, muy importante, la percepción que los ciudadanos tienen sobre la valorización energética, «a la que en muchos casos se mira con recelo por falta de conocimiento». Las denominadas fake news se alzan aquí como una de las temáticas estrella, siendo abordadas desde la diversidad y la pluralidad.

Complemento al reciclaje

En este marco, y aprovechando la oportunidad que brinda un evento de estas características, AEVERSU recuerda que «la valorización energética es amiga y compañera del reciclaje y se integra en la prelación definida desde la Unión Europea como tratamiento finalista para la fracción no reciclable de los residuos, complementando las fases previas». No en vano, «los países europeos más avanzados y comprometidos con el medio ambiente presentan altas tasas de reciclaje y de valorización energética, y, por tanto, bajos niveles de vertido, inferiores al 3%».

Además de todo ello, las plantas de valorización energética constituyen las instalaciones más vigiladas desde el punto de vista ambiental, «dando debido cumplimiento a una legislación todavía más estricta que la que rige para otras infraestructuras industriales». Este extremo tiene fiel reflejo en los exhaustivos controles medioambientales a los que son sometidas, garantizando que «sus niveles de emisión se encuentran en todos los casos muy por debajo de los límites legales».

«La valorización energética contribuye a reducir la contaminación en las ciudades y es parte esencial de la economía circular. Sin ella no es posible cerrar el círculo de recuperación de los residuos y su posterior transformación en recursos», concluye el comunicado.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *