Ambas compañías han colaborado en un proyecto para convertir residuos plásticos en nuevas tarjetas SIM para teléfonos móviles.

Veolia y Thales desarrollan una tarjeta SIM de plástico reciclado

Aunque el mercado de las tarjetas SIM ha experimentado una importante reestructuración en los últimos años, sobre todo con la optimización del tamaño de la tarjeta y el desarrollo de las tarjetas eSIM directamente integradas en los teléfonos, la tarjeta tradicional aún se utiliza de forma masiva. De hecho, en 2020 se produjeron 4.500 millones de tarjetas SIM en todo el mundo para conectar los teléfonos móviles a las redes de los operadores, generando una cantidad importante de CO2 y de plástico.

Ahora, la compañía tecnológica francesa Thales, junto con Veolia, han creado la primera tarjeta SIM fabricada con plástico reciclado. El plástico, procedente principalmente de frigoríficos fuera de uso, se transforma en la planta de reciclaje de Veolia en Froissy, en la región de Picardía.

Utilizando escamas recicladas, los ingenieros de Thales, en colaboración con los expertos de Veolia, han desarrollado un nuevo proceso de fabricación de tarjetas SIM que cumple con los requisitos industriales. Según sus creadores, estas tarjetas, que incluyen tanto la propia tarjeta SIM como su soporte en formato de tarjeta bancaria, evitarán la producción de 5.000 toneladas de plástico virgen y la emisión de 15.000 toneladas de CO2. Y al final de su vida útil, el plástico utilizado para fabricar las tarjetas puede reciclarse y volver a utilizarse.

Esta iniciativa forma parte de una estrategia más amplia de Thales para reducir la huella de carbono de todos sus productos y servicios. Con estas tarjetas «eco-SIM», la compañía certifica que compensará todas las emisiones de CO2 asociadas a su fabricación y a los componentes electrónicos no reciclables del chip.

Con una huella de carbono neutra y un diseño de plástico reciclado, este nuevo producto ayudará a los operadores de telefonía móvil en su transformación ecológica, respondiendo a las preocupaciones medioambientales de sus clientes, afirma Veolia en un comunicado.

«Todos nuestros objetos cotidianos podrían estar pronto fabricados con materiales reciclados gracias a empresas visionarias y responsables como Thales. El ejemplo de la tarjeta SIM permite vislumbrar el vasto campo de posibilidades que abre el ecodiseño«, ha declarado Anne le Guennec, directora de las actividades de Residuos de Veolia en Francia.

«Este proyecto de innovación con Veolia apoyará a nuestros clientes de telecomunicaciones en su transición ecológica mediante la transformación de los residuos en tarjetas SIM respetuosas con el medio ambiente», ha añadido Emmanuel Unguran, vicepresidente de Soluciones de Conectividad Móvil de Thales.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *