[themoneytizer id=»17425-1″]

 

El caucho reciclado procedente de neumáticos fuera de uso cumple con los requisitos específicos para ese cambio de estatus jurídico, de residuo a producto.

Fin de condición de residuo para el caucho reciclado de neumáticos

La reciente aprobación, por parte del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, de la Orden 1522/2021 por la que se establecen criterios de fin de condición de residuo para el caucho reciclado procedente de los neumáticos fuera de uso abre nuevas oportunidades de mercado a estos materiales. La organización para el reciclaje de neumáticos SIGNUS ha celebrado su aprobación ya que «concede seguridad jurídica y garantizará que el comercio a través de las fronteras se produzca en igualdad de condiciones y con oportunidades equivalentes a cualquier otro producto, al tiempo que se eliminan los trámites administrativos asociados al transporte y exportación de residuos», según ha explicado en un comunicado.

El caucho reciclado procedente de neumáticos fuera de uso cumple con los requisitos específicos para ese cambio de estatus jurídico, de residuo a producto. Estos requisitos son: que la sustancia u objeto resultante se use para finalidades específicas; que exista un mercado o una demanda para dicha sustancia u objeto; que cumpla los requisitos técnicos para las finalidades específicas, como también con la legislación existente y las normas aplicables a los productos; y, finalmente, que su uso no genere impactos adversos para el medio ambiente o la salud. La condición de fin de residuo se adopta en el momento en que el caucho reciclado obtenido abandona la instalación del gestor que lo ha separado del neumático original.

En el caso de los materiales obtenidos de la gestión y correcto tratamiento de los neumáticos al finalizar su vida útil, los criterios de fin de condición de residuo que se establecen de cara a la utilización del caucho reciclado obtenido, bien en forma de gránulo bien en forma de polvo, se centra en los siguientes usos: campos de césped artificial y bases para otros campos deportivos; pavimentos para parques infantiles, pistas deportivas y pavimentos de seguridad; piezas moldeadas y artículos de caucho, y mezclas bituminosas.

El fin de condición de residuo para el caucho obtenido del tratamiento de estos residuos ya ha sido regulado en otros países europeos, en concreto Italia, Letonia, Portugal y Reino Unido, y abre nuevas oportunidades y nuevos mercados a estos materiales en línea con los principios de la economía circular.

[themoneytizer id=»17425-28″]

 

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *