Un estudio de la OCU refleja las grandes diferencias en las tasas de basuras en las principales ciudades españolas y la enorme arbitrariedad en su cálculo.

Contenedores de residuos urbanos en San Sebastián. Foto: RESIDUOS PROFESIONAL

Los Ayuntamientos son responsables de la recogida de las basuras, así como del posterior tratamiento y reciclaje de los residuos, una tarea cada vez más compleja. La tasa de basuras, un tributo asociado a la prestación de estos servicios, se ha generalizado: en la actualidad, casi todas las grandes ciudades o capitales de provincia en España cobran ya una tasa por la gestión de los residuos municipales. Pero hay grandes diferencias en el importe de esa tasa: así lo ha comprobado la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) en anteriores estudios y ha comprobado que las grandes diferencias persisten.

Para poder comparar las cuantías, OCU ha calculado el importe de la tasa de basuras para una vivienda de 95 m2, un valor catastral de 79.000 euros y un consumo anual de agua de 175 m3 situada en una calle de la categoría fiscal más habitual en cada ciudad.

Hay cinco ciudades -Badajoz, Las Palmas de Gran Canaria, Madrid, Málaga y Valladolid- que no tienen una tasa específica de basuras para costear su gestión, probablemente porque se incluyen en el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI).

El resto sí cobra, pero las diferencias son muy grandes: Si bien el importe medio de estas tasas es de 90 euros al año, en Barcelona, San Sebastián, Jerez y Girona superan los 150 euros, mientras que no llegan a los 30 euros en Soria o Alicante.

¿Cómo se calcula la tasa?

Hay muchas maneras de calcular el importe de las tasas de basuras:

  • Tarifa única. En bastantes ciudades del estudio, todos los hogares pagan lo mismo, es decir, hay una tasa fija.
  • Según la calle. En otros casos, la categoría fiscal de la calle en la que esté el hogar determina también lo que paga de tasa de basuras, en la mayoría de casos sin importar su tamaño u otras variables.
  • Por metros cuadrados. En pocas ciudades (Vitoria o Alicante, por ejemplo), la cuota varía en función del tamaño de la vivienda, más que del barrio.
  • Por el valor catastral. En otros lugares depende del valor catastral, determinado a intervalos.
  • En otras ciudades cobran según el consumo del agua.
  • Otros lugares valoran también otros factores, como la periodicidad de recogida, por ejemplo.

Además, se aplican bonificaciones a la tasa por motivos también diversos: por tener pocos ingresos, por estar desempleado, por ser pensionista o discapacitado, por ser familia numerosa…

Es comprensible que un servicio cada vez más complejo requiera un coste, pero otras cosas no lo son, y así lo manifiesta OCU, que critica las grandes diferencias entre ciudades, así como la arbitrariedad en el cálculo.

Además no hay una clara correspondencia entre el precio y la satisfacción con la limpieza general de la ciudad.

Por otro lado, apenas se fomentan las buenas prácticas medioambientales, como el uso de puntos limpios o el compostaje, algo que solo se hace en cinco ciudades: Barcelona, Donostia-San Sebastián, Girona, Lleida y A Coruña

La siguiente tabla muestra la tasa de basuras anual en las diferentes ciudades españolas y los criterios establecidos en cada una de ellas para su estipulación.

tasa de basuras en las principales ciudades españolas
Fuente: OCU

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *