Una investigación de Material Focus revela que el número de vapeadores desechables se ha cuadruplicado en solo un año y ya son el flujo de residuos de más rápido crecimiento en el país.

millones de vapeadores se desechan cada semana en Reino Unido

La última investigación de la organización británica para la reutilización y el reciclaje de residuos electrónicos Material Focus ha revelado que el número de cigarrillos electrónicos de un solo uso que se desechan en el Reino Unido ha aumentado de 1,3 millones a casi 5 millones por semana. Esto equivale a que se tiren 8 vapeadores por segundo, casi cuatro veces más que hace tan solo un año. Según el estudio, el coste potencial anual de la recogida y el reciclaje de estos dispositivos asciende a 200 millones de libras (unos 232 millones de euros), cantidad que actualmente no pagan los productores, importadores y minoristas de vapeadores.

La investigación, realizada por YouGov con cálculos de Material Focus, encuestó a adultos del Reino Unido y, por primera vez este año, a jóvenes de entre 16 y 17 años para identificar cuántos vapeadores de un solo uso se compran en el Reino Unido y sus métodos de eliminación. La investigación también exploró las soluciones de reciclaje posibles.

El estudio ha revelado que los adultos británicos compran más de 360 millones de vapeadores de un solo uso al año, que contienen materiales valiosos y esenciales, como litio y cobre, que se tiran a la basura pese a que podrían cubrir las necesidades de estos materiales de casi 5.000 vehículos eléctricos.

Además, los cigarrillos electrónicos son tóxicos y dañinos para el medio ambiente y la fauna. Por otro lado, se relaciona las baterías contenidas en pequeños aparatos electrónicos, como los vapeadores, con cerca de 700 incendios en plantas de gestión de residuos y camiones de recogida.

Scott Butler, director ejecutivo de Material Focus, comenta al respecto que «los vapeadores de un solo uso son uno de los productos de consumo más peligrosos, dañinos y que más residuos generan para el medio ambiente. Y todavía son muy pocos los fabricantes y minoristas que cumplen la normativa medioambiental y no han establecido puntos y sistemas de reciclaje. Todo esto significa que, con demasiada frecuencia, las autoridades locales están cargando con los principales quebraderos de cabeza operativos y financieros asociados con lo que ahora es el flujo de residuos de más rápido crecimiento y más peligroso en el Reino Unido, los vapeadores de un solo uso».

Butler insiste en que, como cualquier otro aparato eléctrico con enchufe, batería o cable, los cigarrillos electrónicos «no deberían tirarse nunca a la basura y, como mínimo, deberían reciclarse siempre». En este sentido, asegura que es necesario «que aumente rápidamente el número de puntos de recogida de vapeadores accesibles y visibles. Y necesitamos una financiación adecuada de auténticas soluciones de reciclaje para recuperar materiales y gestionar los riesgos de incendio».

Según la encuesta, el 75% de los consumidores de vapeadores opina que los fabricantes y minoristas deberían proporcionar más información sobre la posibilidad de reciclarlos y que la palabra «desechable» debería dejar de utilizarse en las acciones de marketing y promoción.

«Hasta que los productores, importadores y minoristas de vapeadores de un solo uso no actúen para cumplir y financiar realmente sus responsabilidades medioambientales legales, las peticiones para prohibir su venta no harán más que aumentar», concluye Butler.

Otro de los principales hallazgos de la investigación es que sólo el 17% de los consumidores dicen que reciclan los vapeadores de un solo uso en una tienda o centro de reciclaje local. El 73% restante los desecha, principalmente en la basura, aunque también los tiran al suelo e incluso por el inodoro.

Cabe destacar también que el 70% de los encuestados que desecharon sus cigarrillos electrónicos no sabían que podían reciclarlos, y más de la mitad de los consumidores afirman que los reciclarían si hubiera puntos de recogida en las tiendas

Por otro lado, casi 3 millones de vapeadores de un solo uso se acumulan cada mes en los armarios y cajones de los hogares del Reino Unido.

Entre las soluciones posibles para resolver el problema, se proponen las siguientes:

  • Una acción voluntaria inmediata, significativa y transparente de la industria del vapeo sobre una solución integral y ampliamente accesible de recogida y reciclaje, junto con una importante campaña de comunicación para sensibilizar al público.
  • Más información en los vapeadores sobre cómo pueden reciclarse.
  • Más puntos de reciclaje en tiendas, parques, lugares públicos y colegios e institutos.

En cualquier caso, Material Focus cree que todos los supermercados, grandes superficies, gasolineras y tiendas especializadas en vapeo deberían recoger los vapeadores de un solo uso cuando se compran nuevos.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *