Save pagePDF pageEmail pagePrint page

El reciclaje de casi 5,2 millones de toneladas de papel recuperado en España ha permitido igualar los datos de Francia y acercarse a los de Alemania, país líder en la Unión Europea.

Crece un año más la recogida de papel y cartón para reciclar

La recogida de papel y cartón para su reciclaje ascendió a 4.710.300 toneladas en 2016 en España, un 3,1 % más que el año anterior, lo que supone el tercer año consecutivo de crecimiento y una aproximación al máximo histórico de 2008, cuando se rozaron los 5 millones de toneladas.

Este volumen permitió el reciclaje en las fábricas de casi 5,2 millones de toneladas de papel y cartón durante el año pasado, según la Actualización de la Memoria de Sostenibilidad del Sector Papelero presentada ayer por la Asociación Española de Fabricantes de Pasta, Papel y Cartón (ASPAPEL).

El incremento tanto de la recogida de papel como de su reciclaje, junto con la apuesta por la certificación forestal y la descarbonización del sector, son algunos de los puntos más destacados de un documento con el cual el sector papelero apoya su pretensión de llegar a reciclar hasta el 74% -en la actualidad, se recicla el 71 %- de este material en 2020.

El reciclaje de 5.195.900 toneladas de papel en España, gracias a la recogida selectiva municipal en el contenedor azul, la producida puerta a puerta y en los puntos limpios, así como la de operadores privados en grandes superficies de distribución, ha permitido igualar los datos de Francia y acercarse a los de Alemania, país líder en la Unión Europea.

El documento de ASPAPEL recuerda que España es “una potencia” al constituir “el tercer país de la UE en superficie forestal” con “la oportunidad que esto representa” para una gestión sostenible de las masas forestales.

Importaciones-exportaciones

La industria nacional de celulosa y papel utilizó 5,2 millones de metros cúbicos de madera en 2016, de los cuales el 98 % procede de plantaciones españolas de pinos y eucaliptos que se replantan “continuamente” para ser regeneradas, lo que las convierte en “motor de la economía rural”.

El sector da empleo directo a 5.226 personas (un 1% más que el año anterior) en tareas de repoblación y silvicultura que adicionalmente generan 16.833 empleos indirectos en maquinaria, transporte y talleres.

Las exportaciones de papel para reciclar son destinadas principalmente a China y aumentaron en 2016 un 13,7%, hasta una cifra récord de 1.152.800 toneladas.

La industria papelera española además importó 1.638.300 toneladas de papel y cartón de otros países, principalmente Francia y Portugal, aunque según el documento estas importaciones suponen sólo el 2 % del consumo total de madera, un punto menos que el año pasado.

La certificación y descarbonización ha permitido además impulsar una “bioindustria puntera basada en la gestión sostenible de nuestros recursos naturales”, según Enrique Isidro, presidente de ASPAPEL, quien ha explicado en la presentación del informe la necesidad de “incrementar la inversión, mejorar las infraestructuras forestales y racionalizar los procedimientos administrativos”.

De hecho, la industria europea del papel se plantea según este documento liderar la bioeconomía baja en carbono, con el objetivo de reducir las emisiones de CO2 en un 80% e incrementar la creación de valor añadido en un 50% para 2050.

El 70% del combustible utilizado en 2016 fue gas natural y el 28%, biomasa y biogás, lo que según el informe evidencia que el sector papelero en España apuesta por la producción y utilización de energía renovable procedente de biomasa y contribuye a la descarbonización de la industria.

Fuente:
Efeverde

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *