Save pagePDF pageEmail pagePrint page

 

Esa es la fecha estimada por el Consell para concluir las obras del nuevo centro de tratamiento de residuos de Ca na Putxa, que incluirá sendos procesos de biometanización y compostaje.

La recogida de orgánica en Ibiza se aplaza hasta septiembre de 2020
La materia orgánica recogida en Ibiza se someterá a un proceso de biometanización para obtener energía. Foto: RESIDUOS PROFESIONAL

Los municipios de la isla de Ibiza podrán comenzar la recogida selectiva de materia orgánica a partir de septiembre de 2020, una vez concluida la planta de selección de residuos y de tratamiento de materia orgánica que la UTE GIREF, concesionaria del servicio público tratamiento residuos, está construyendo en el vertedero de Ca na Putxa. El presidente del Consell de Ibiza, Vicent Torres, acompañado de los consellers insulares de Medio Ambiente de Ibiza y Formentera, Gonzalo Juan y Daisse Aguilera, y técnicos de la obra, visitaron este lunes los trabajos de construcción, que en una primera fase se centran en la retirada de más de 360.000 metros cúbicos de tierra y residuos en el espacio donde se construirá la instalación.

El presidente destacó que el gobierno del Consell de Ibiza ha dado solución a uno de los problemas más importantes que se encontró en 2015, como era el retraso de años en el inicio de esta importante infraestructura. La planta permitirá alargar la vida útil del depósito, ya que permitirá recuperar alrededor del 50% del total que actualmente se vierte.

La planta de tratamiento de residuos está diseñada para tratar 120.000 toneladas/año de residuos sólidos urbanos (RSU), 20.000 toneladas/año de residuos orgánicos (FORM) -que se separarán en un contenedor específico-, 20.000 toneladas/año de lodos de las depuradoras de aguas residuales urbanas y 5.000 toneladas/año de envases para su selección.

Tres procesos

En la planta de tratamiento existirán 3 procesos principales: selección, biometanización y compostaje.

El proceso de selección contará con dos líneas de RSU y una de FORM. En ellas está previsto eliminar los impropios de la materia orgánica seleccionada y de los envases recogidos en contenedor, así como su selección; y por otro lado recuperar los envases y materiales reciclables de los contenedores de RSU en masa, así como la materia orgánica restante que no se haya recuperado en el contenedor de orgánica. Todo ello para conseguir la máxima recuperación de las diferentes fracciones y reducir el rechazo a vertedero.

En el proceso de biometanización se tratarán por separado los lodos de las plantas depuradoras y la FORM. Se someterán a un proceso de digestión anaerobia que permitirá el aprovechamiento energético del biogás generado. Está previsto utilizar el biogás en tres generadores eléctricos con una potencia total de 3 MW que se utilizarán para autoconsumo de la planta y la inyección de excedentes a la red. (Como ejemplo, el equivalente de energía eléctrica generada podría alimentar unos 1.500 viviendas).

Durante el proceso de compostaje se tratará la materia orgánica que se ha recuperado de la fracción de RSU y el digesto del proceso de biometanización, que se estructurará con restos vegetales y de poda generados en la isla. Se someterá a un proceso aeróbico para la obtención de bioestabilizado y compost en el segundo caso.

Una inversión de casi 40 millones

La obra se inició en septiembre de 2018, y los primeros dos meses se dedicaron a un estudio sobre la caracterización de los residuos presentes. Del análisis del estudio, se decidió retirar estos residuos y rellenar los huecos con material de la retirada de roca.

En una primera fase, hasta mayo de 2019, se moverán del orden de 360.000 m³ de roca y 220.000 m³ de residuos (son residuos muy antiguos). Estos residuos, en gran parte inertizados, se llevan a la celda 6 del vertedero de Ca Na Putxa, llenando el vacío dejado por ellos con la roca de tal manera que no haya excedente de tierras.

En mayo se iniciará una segunda fase de construcción propiamente dicha de las instalaciones de tratamiento, es decir naves, equipos, etc. Estas plantas ocuparán una superficie total de 50.000 m².

La inversión pública para la construcción de la planta, que se pagará a través de un canon, será de un total de 39,9 millones de euros.

 

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *