Save pagePDF pageEmail pagePrint page

La comodidad, limpieza o ausencia de olores son algunas de las características más valoradas de la recogida neumática, según una encuesta realizada entre los usuarios de esta tecnología en Barcelona.

Los usuarios de la recogida neumática de residuos prefieren no cambiar de sistema, según la encuesta
Buzones de recogida neumática en Barcelona. COPYRIGHT ENVAC

Los ciudadanos de Barcelona que han probado la recogida neumática de residuos querrían seguir disponiendo de ella en caso de trasladarse a otro barrio o ciudad, según revela una encuesta realizada por la empresa demoscópica Sigma Dos entre usuarios de esta tecnología.

Básicamente, la recogida neumática consiste en buzones –a pie de calle o en los propios edificios– en los que se echa la basura; esta cae a una red de tuberías subterráneas por donde, mediante corrientes de aire, es transportada hasta un centro de acopio, que recibe los residuos de toda la red de recogida neumática. Allí, un camión la recogerá para llevarla a la planta de tratamiento correspondiente

Los encuestados han valorado de la recogida neumática su menor impacto ambiental, así como una mayor comodidad, limpieza y ausencia de olores.

Según el estudio, hasta un 93,9% de las personas que usan esta tecnología a diario ha manifestado un alto grado de satisfacción y la ha calificado con una puntuación de 8,23 puntos sobre 10.

De los barceloneses que han probado esta forma de gestionar los residuos, un 85,7% desearía seguir disponiendo de esta tecnología ante la tesitura de tener que cambiar de ciudad o de barrio y, en caso de no disponer de ella, más del 85% de los usuarios querría que el gobierno municipal se planteara su instalación.

Barcelona es la ciudad española con mayor presencia de esta tecnología de gestión de residuos, con un total de 12 instalaciones de recogida neumática, que cubre alrededor de 40.000 viviendas, lo que supone más de 100.000 personas.

Otras ciudades españolas que también se benefician de este sistema son Madrid y Sevilla, en las que cerca de un millón de personas están cubiertas con este servicio. Después de Suecia –país en el que se desarrolló esta tecnología hace varias décadas–, España es el segundo país del mundo en número de instalaciones y de población atendida.

La encuesta revela que para el 93,9% de los usuarios que aprueba el sistema en Barcelona, las características más valoradas son la comodidad (42,5%), la limpieza (24,9%), la cercanía de los buzones (16,3%) y la ausencia de olores (9,5%).

Fuente:
ABC

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *