Durante una jornada celebrada ayer destacaron que el problema de los residuos no es solo una cuestión ambiental sino también sanitaria, y pidieron que la futura legislación sobre residuos y envases se fundamente en la prevención.

Reclaman una ley de residuos que priorice la prevención y la reutilización
Foto: RESIDUOS PROFESIONAL

La jornada ‘Un cambio de rumbo: la prevención de residuos en España’, celebrada ayer por Alianza Residuo Cero, contó con la participación de diversos sectores de la sociedad para recalcar que las políticas de residuos abarcan un amplio espectro social. Más allá de tratarse de una problemática medioambiental, las organizaciones pusieron el foco en la afectación a la salud, que supone impactos muy negativos en poblaciones del Sur Global y que vulnera los derechos de las personas consumidoras.

En un momento decisivo en el que la reforma de la Ley de Residuos y Suelos Contaminados se debate en el Parlamento, Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, Greenpeace, Rezero, Retorna y Surfrider señalaron que las actuales políticas de residuos conllevan graves impactos tanto a nivel social como ambiental. Por este motivo consideran es urgente y de vital importancia legislar para avanzar hacia un modelo de residuo cero.

Al inicio de la jornada, colectivos afectados por incineradoras y vertederos denunciaron que sus quejas no solo se tratan de malos olores, sino que muchas personas de los municipios colindantes a estas infraestructuras presentan dolores de cabeza, irritación ocular y en la piel, así como problemas respiratorios. «Desde hace 12 años vivimos encerrados en nuestras viviendas porque vulneran nuestros derechos fundamentales. Todos los estudios encargados nos han recomendado abandonar nuestras casas», relató Mª Nieves Rodríguez, afectada por el vertedero de Les Canyades, en Alicante. Por su parte, Joseba Belaustegi de GuraSOS, movimiento contrario a la planta de valorización energética de residuos de Zubieta (Gipuzkoa), puso el acento en la falta de voluntad de la justicia para solucionar el problema. «¿Por qué no se miden las dioxinas de las incineradoras? Porque la hipótesis de que a 800 grados desaparecen es mentira y no podrían seguir quemando», denunció.

La perspectiva del Sur Global también se vio reforzada en el encuentro con la intervención de Mageswari Sangaralingam, de Amigos de la Tierra Malasia, en torno a los impactos de la exportación de residuos. La activista recordó que Malasia es uno de los principales destinos de los residuos plásticos exportados por España, y que se está incumpliendo el Convenio de Basilea, con importantes perjuicios para el bienestar de la población malasia. “Simplemente pedimos a los europeos y a los españoles que os ocupéis de vuestra propia basura”, solicitó de manera rotunda.

Exposición a los plásticos

Por su parte, el doctor Nicolás Olea analizó los impactos de las sustancias químicas añadidas en la fabricación de plásticos y otros productos de consumo en la salud humana. Aseguró que las personas estamos expuestas constantemente a sustancias químicas hormonalmente activas a través de envases de alimentos de un solo uso, especialmente plástico. Y vinculó esta exposición a una serie de enfermedades como el hipotiroidismo, diabetes, infertilidad, entre otras. «No queremos tantas campañas de reciclaje, lo que no queremos es tanto plástico y más reutilización», concluyó Olea.

Fridays for Future y la organización de consumidores CECU hicieron especial hincapié en la necesidad de garantizar los derechos de las personas consumidoras y de proteger a las generaciones futuras y al planeta ante la emergencia climática que vivimos, destacando que la ley de residuos puede contribuir a este objetivo, si se toman medidas ambiciosas.

Desde Alianza Residuo Cero, se demandó a los responsables políticos que la Ley de Residuos, actualmente en fase de tramitación parlamentaria, y el futuro Real Decreto de Envases, respondan por fin a esta urgencia social y ambiental en la que nos encontramos.

Justicia social

Adriana Espinosa, responsable de recursos naturales y residuos de Amigos de la Tierra, destacó que “es ya incuestionable que los residuos contribuyen a la actual crisis ecosocial, que son una amenaza para la protección de los derechos, un problema de salud pública y una cuestión de justicia social”. Además, apremió al Gobierno y al Congreso de los Diputados a que actúen en consecuencia y promuevan leyes que pongan a las personas y al planeta en el centro de las políticas.

Carlos Arribas, responsable de residuos de Ecologistas en Acción, se refirió a los vertederos e incineradoras: «En el Estado español se abusa de los tratamientos finalistas, que tienen nefastas consecuencias ambientales y sobre la salud de las personas. Es hora de invertir las políticas de residuos y situar la prevención por fin en la principal política de gestión de residuos».

Por último, Rosa García, directora general de Rezero, afirmó que la problemática de los residuos no es solo un problema ambiental sino también de salud: “Este modelo de producción y consumo nos enferma e hipoteca las generaciones futuras. Nunca hemos sido tan conscientes de la necesidad de implantar medidas transformadoras y sabemos que el reciclaje por sí solo no es la solución”. Por esa razón, García reclamó un nuevo marco normativo basado en la reducción y la reutilización.

 

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *