Save pagePDF pageEmail pagePrint page

 

Se realizará un seguimiento y evaluación de los resultados de estos proyectos y posteriormente se quiere dar visibilidad a estas actuaciones mediante una campaña de difusión a para ampliar el compostaje a otros núcleos de población.

Nuevos proyectos de compostaje comunitario en la provincia de Valladolid

El viceconsejero de Infraestructuras y Emergencias de la Junta de Castilla y León, José Luis Sanz, junto con el delegado territorial de la Junta en Valladolid, Augusto Cobos, y el director general de Calidad y Sostenibilidad Ambiental, Rubén Rodríguez, visitaron la semana pasada el proyecto piloto de compostaje comunitario de Viana de Cega, uno de los siete puestos en marcha en la provincia de Valladolid, del total de 31 que la Consejería de Fomento y Medio Ambiente ha implantado y financia íntegramente en toda la comunidad. Además de Viana de Cega, en la provincia de Valladolid se ha implantado esta iniciativa de reciclaje de residuos orgánicos en los municipios de Castrodeza, San Pelayo, Torrecilla de la Orden, Villanubla, Zaratán y Boecillo.

Durante la visita, acompañados por el alcalde del municipio, Alberto Collantes, los responsables de la Junta explicaron que la previsión para el futuro es hacer un seguimiento y evaluación de los resultados de estos proyectos durante el próximo año y posteriormente se quiere dar visibilidad a estas actuaciones mediante una campaña de difusión a otros núcleos de población, con el fin de impulsar la implantación de estos puntos de compostaje en amplias zonas del territorio de la comunidad, como una medida necesaria para cumplir con los objetivos de reciclaje que se han establecido.

José Luis Sanz agradeció la “predisposición” del municipio de Viana de Cega para llevar a cabo esta “experiencia”, cuya importancia enmarcó dentro de la estrategia regional de sensibilización y educación medioambiental. “Se plantea como una alternativa al quinto contenedor”, explicó, al tiempo de reafirmar el compromiso de la Consejería en dar impulso a este tipo de actuaciones. Igualmente, la jefa de servicio de Residuos y Suelos Contaminados señaló que son necesarios “unos cuatro o cinco meses” para completar un proceso en el que “no solo se retira un residuo, sino que además se fabrica un producto”.

Tres son las líneas generales que han vertebrado esta actuación, empezando por la dotación a los municipios seleccionados del material necesario para su zona de compostaje: compostadores, cubos marrones de 10 litros para la separación de la materia orgánica de los hogares o un arcón para el material estructurante.

Distintas campañas de comunicación han completado este primer paso a través de jornadas en los pueblos implicados con el triple objetivo de obtener participantes, informar a la ciudadanía y formar a los técnicos de los ayuntamientos responsables del mantenimiento y seguimiento del proceso. Todas estas acciones, además, se han complementado con la elaboración de material como carteles, trípticos y posters así como dos manuales de compostaje y las fichas de seguimiento.

Viana de Cega cumplía con todos los requisitos que plantea el proyecto al disponer de parcelas verdes municipales de 7×3 metros cuadrados, así como de fracciones verdes trituradas (poda, hojas, paja o virutas). Asimismo, tiene una persona encargada para la zona de compostaje y un mínimo de 12 familias comprometidas a separar su biorresiduo que viven de forma permanente en el municipio.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *