Save pagePDF pageEmail pagePrint page

 

La iniciativa reconoce productos fabricados a partir de residuos o que estén diseñados pensando en su reciclaje al final de su vida útil, así como que tengan en cuenta otros aspectos ambientales, como el consumo de agua y energía o las emisiones a la atmósfera.

El Diario Oficial de la Generalitat publicó este lunes la resolución de la convocatoria del Premio Cataluña de Ecodiseño para el año 2019. Este galardón, con una dotación total de 15.000 euros, dispone de tres categorías:

  • Producto. Producto en el mercado, diseñado o fabricado en Cataluña, teniendo en cuenta consideraciones ambientales en su proceso de desarrollo, con el objetivo de minimizar el impacto sobre el medio ambiente a lo largo de todo su ciclo de vida.
  • Producto en desarrollo. Proyecto de un producto, no producido o comercializado, pero en fase de prototipo o piloto, diseñado teniendo en cuenta consideraciones ambientales, con el objetivo de minimizar el impacto sobre el medio a lo largo de todo su ciclo de vida.
  • Diseño joven. Producto o producto en desarrollo que esté desarrollado por estudiantes o recién titulados, teniendo en cuenta consideraciones ambientales en su proceso de desarrollo, con el objetivo de minimizar el impacto sobre el medio a lo largo de todo su ciclo de vida.

El premio busca incentivar la integración de los aspectos ambientales en el diseño de un producto o servicio con el fin de mejorar el comportamiento ambiental a lo largo de todo su ciclo de vida. Los criterios fundamentales que valora son la incorporación de estrategias de ecodiseño y la contribución a la economía circular, la calidad del diseño y la innovación. Se convoca cada dos años y está dirigido a personas que diseñan o fabrican productos, impulsoras de estrategias o estudiantes.

Diseño para el reciclaje

La promoción del diseño para el reciclaje nació ya hace años de la necesidad de dar salida a los materiales reciclados que se obtienen a partir de la recogida selectiva de los residuos municipales, industriales y de la construcción. También para incentivar que los nuevos productos que se fabrican se diseñen pensando en un futuro reciclaje y para que generen la mínima cantidad de residuos. Desde el año 2015, con el ecodiseño se pretende que los productos tengan en cuenta también el resto de aspectos ambientales, como son el consumo de agua y energía o las emisiones a la atmósfera, entre otros.

El Gobierno aprobó en 2015 la Estrategia catalana de ecodiseño para una economía circular y ecoinnovadora (ECODIScat), una herramienta de ecoinnovación para promover la economía circular a través del ecodiseño y una mayor sostenibilidad a la hora de producir y consumir productos. Se trata de impulsar un tipo de diseño que incorpora criterios ambientales para alcanzar productos más sostenibles, más seguros y menos tóxicos, con un consumo menor de recursos y de materias primas.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *