Save pagePDF pageEmail pagePrint page

Potenciar el reciclado mecánico y la recuperación energética de este material supondría la creación de 33.000 puestos de trabajo en España.

PlasticsEurope, asociación europea de productores de materias plásticas, e ITENE, reunieron el pasado miércoles en la sede del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente a los diversos agentes de la cadena de valor de la industria plástica y de la gestión de residuos. Esta jornada puso de manifiesto la adhesión de estos sectores al objetivo de PlasticsEurope para conseguir que en 2020 ningún plástico se desperdicie en los vertederos. Durante las diferentes ponencias se expusieron y debatieron acciones globales y alineadas para alcanzar este ambicioso reto.

Así, la industria y los principales agentes implicados apuestan por un uso mucho más eficiente de los recursos, gracias al fomento de la prevención, el reciclado mecánico, la recuperación energética y el reciclado de combustibles alternativos.

Para PlasticsEurope, el punto de partida de cualquier estrategia debe ser la prevención, tema central de las políticas de residuos de la Unión Europea y de los Estados miembros para el periodo 2010-2014. Así, es fundamental un consumo responsable y un uso más racional de todos los recursos. Además, gracias a la eficiencia de los plásticos desperdiciamos menos comida, ya que la utilización de envases cada vez más ligeros alarga la vida de los alimentos y en consecuencia se reducen los residuos orgánicos.

El valor en petróleo del plástico desperdiciado en 2012 alcanzó los 1.000 millones de euros

Durante la ponencia inaugural, Manuel Fernández, director general de PlasticsEurope en la Península Ibérica, destacó que “impedir que el residuo plástico llegue al vertedero es una medida sostenible que beneficia a la sociedad en su conjunto. De este modo, aprovechar el plástico desperdiciado en 2012 supondría un ahorro considerable, ya que su valor en petróleo es de 1.000 millones de euros. Además, la potenciación del reciclado mecánico y la recuperación energética supondría la creación de 33.000 puestos de trabajo en España”.

Finalmente añadió que “el objetivo cero plásticos en vertedero en 2020 es un reto ambicioso pero alcanzable. Para conseguirlo necesitamos la colaboración de todos los agentes implicados y complementar el reciclado mecánico de calidad con la recuperación energética”.

Ecodiseño

En su ponencia, Beatriz Ferreira, representante de ITENE, hizo especial hincapié en que “el mejor residuo es el que no existe, y de ahí la importancia de contemplar todas las etapas del ciclo de vida en el diseño de envases con el objetivo de prevenir la generación de residuos, así como prever su potencial reciclaje y valorización posterior”.

Ferreira explicó que “deben llevarse a cabo diferentes estrategias a lo largo de todo el proceso de desarrollo del envase y tener cuenta todo su ciclo de distribución. Algunas de estas estrategias consisten en la reducción de material empleado, que puede suponer un ahorro de costes y una reducción de las emisiones de CO2, y el desarrollo de envases monomaterial, por su mayor reciclabilidad frente los diseños de envases multimaterial”.

Durante la presentación se mostraron casos de éxito de ecodiseño de envases en los sectores de higiene y limpieza y electrónica, que tuvieron como resultado importantes ahorros en algunos de estos aspectos.

Foto de portada: 
EdinburghGreens

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *