Un análisis publicado esta semana revela que sólo 20 empresas -apoyadas por un pequeño grupo de bancos y fondos de inversión- son responsables de la producción de más del 50% de los plásticos de un solo uso que acaban como residuos en todo el mundo.

Residuos plásticos

Fabricados casi exclusivamente a partir de combustibles fósiles, los plásticos de un solo uso son el tipo de plástico que más se desecha, y con demasiada frecuencia se convierte en contaminación. Las organizaciones medioambientales han venido responsabilizando de los residuos plásticos a marcas de productos envasados como PepsiCo y Coca-Cola. Pero ahora, un informe pone en el foco a un pequeño grupo de empresas petroquímicas fabricantes de polímeros -la base de los plásticos- como el origen de la crisis.

Así, el ‘Plastic Waste Makers Index’ (Índice de Fabricantes de Residuos Plásicos), publicado por la Fundación Minderoo y elaborado en colaboración con la consultora Wood Mackenzie y expertos de la London School of Economics y el Instituto de Medio Ambiente de Estocolmo, entre otros, señala que veinte empresas son la fuente de la mitad del plástico de un solo uso que se desecha en el mundo. ExxonMobil encabeza la lista, contribuyendo con 5,9 millones de toneladas a los residuos plásticos mundiales, seguida de cerca por la empresa química estadounidense Dow y la china Sinopec. Cien empresas están detrás del 90% de la producción mundial de plásticos de un solo uso.

Pero el informe también apunta como responsables a quienes financian a estas compañías. Cerca del 60% de la financiación de la producción de plástico de un solo uso procede de sólo 20 bancos. Un total de 30.000 millones de dólares en préstamos de estas instituciones -incluidos Barclays, HSBC y Bank of America, entre otros- se han destinado al sector desde 2011.

Además, veinte fondos de inversión -encabezados por las empresas estadounidenses Vanguard Group, BlackRock y Capital Group- poseen más de 300.000 millones de dólares en acciones de las empresas matrices de los productores de polímeros de plásticos desechables. De esta cantidad, 10.000 millones de dólares están directamente relacionados con la producción de plásticos de un solo uso.

Promover los materiales reciclados

«La plastificación de nuestros océanos y el calentamiento de nuestro planeta se encuentran entre las mayores amenazas a las que se han enfrentado la humanidad y la naturaleza», explica el Dr. Andrew Forrest AO, presidente y cofundador de la Fundación Minderoo. «Los esfuerzos globales no serán suficientes para revertir esta crisis a menos que los líderes gubernamentales, empresariales y financieros actúen en interés de nuestros hijos y nietos».

Para Forrest, esto «significa dejar de fabricar plástico nuevo y empezar a utilizar residuos de plástico reciclado, significa reasignar el capital de los productores vírgenes a los que utilizan materiales reciclados y, lo que es más importante, significa rediseñar el plástico para que no haga daño y sea compostable, para que, como cualquier otro elemento, vuelva a sus moléculas originales, no a los nanoplásticos. Y debemos actuar ahora. Porque mientras nos peleamos, los océanos se están llenando de plástico y el medio ambiente se está destruyendo por el calentamiento global».

El informe está respaldado por el exvicepresidente de Estados Unidos Al Gore, para quien «rastrear las causas profundas de la crisis de los residuos plásticos nos capacita para ayudar a resolverla».

Según Al Gore, autor del prólogo del informe, «las trayectorias de la crisis climática y de la crisis de los residuos plásticos son sorprendentemente similares y están cada vez más entrelazadas. A medida que ha crecido la concienciación sobre el coste de la contaminación por plásticos, la industria petroquímica nos ha dicho que es culpa nuestra y ha dirigido la atención hacia el cambio de comportamiento de los usuarios finales de estos productos, en lugar de abordar el problema en su origen».

Ante las conclusiones del informe, la Fundación Minderoo, reclama que se exija a las empresas petroquímicas que revelen su «huella de residuos plásticos» y se comprometan a abandonar los combustibles fósiles para adoptar modelos circulares de producción de plástico.

Y respecto a los bancos e inversores, les pide que desvíen el capital, las inversiones y la financiación de las empresas que producen nuevos plásticos vírgenes a base de combustibles fósiles hacia empresas que utilizan materias primas de plástico reciclado.

Aumento de la producción de plástico en los próximos años

El informe también denuncia la inacción de los productores de plástico y cómo están agravando la actual crisis de los residuos plásticos de usar y tirar.

Así, se prevé un aumento del 30% en la producción mundial de plástico de un solo uso en los próximos cinco años. Este crecimiento de la producción dará lugar a tres billones más de residuos de plástico de usar y tirar sólo en 2025.

Sin embargo, las materias primas recicladas no representan más del 2% de la producción mundial de plástico de un solo uso, lo que significa que el 98% de estos plásticos se producen a partir de combustibles.

Los productores de plásticos obtienen además una puntuación pésima en una evaluación de las mejores prácticas del cambio a formas de producción circulares, necesarias para abordar la crisis

A todo ello se suma el hecho de que la recesión económica mundial causada por la pandemia del coronavirus hizo bajar el precio del petróleo, haciendo que los plásticos de un solo uso basados en los combustibles fósiles fueran aún más atractivos desde el punto de vista financiero.

«Nuestra dependencia del petróleo y el gas no sólo está alimentando el cambio climático, sino que, al ser la materia prima utilizada en la producción de plásticos de usar y tirar, también está devastando nuestros océanos», explica Sam Fankhauser, catedrático de Economía y Política del Cambio Climático en la Smith School de la Universidad de Oxford y ex director del Instituto de Investigación Grantham sobre Cambio Climático y Medio Ambiente de la London School of Economics.

«Es de vital importancia que las empresas petroquímicas avancen hacia alternativas basadas en la economía circular si queremos abordar con éxito estas crisis interconectadas -añade Fankhauser-. Los beneficios que se ofrecen son transformadores y enormemente beneficiosos no sólo para nuestro medio ambiente y los ecosistemas, sino también para las comunidades que viven con las realidades de la contaminación por plástico.»

130 millones de toneladas de residuos plásticos en 2019

«Esta es la primera vez que los flujos financieros y materiales de la producción de plástico de un solo uso se han mapeado a nivel mundial y se han rastreado hasta su origen», dice Toby Gardner, investigador principal del Instituto de Medio Ambiente de Estocolmo. «Al revelar la magnitud de la crisis mundial que tenemos entre manos, es fundamental que rompamos el patrón de inacción. No se puede gestionar lo que no se puede medir -añade-, por eso es tan importante que el pequeño grupo de empresas y bancos que dominan la producción mundial de plásticos de usar y tirar empiecen a revelar sus propios datos».

El informe refleja que en 2019 más de 130 millones de toneladas métricas de plástico de un solo uso acabaron como residuos, casi todos ellos quemados, enterrados en vertederos o desechados directamente en el medio ambiente. El 19% de estos residuos -unos 25 millones de toneladas métricas- se convirtieron en contaminación, vertida en los océanos o en la tierra. Esto equivale al peso de más de 23.000 ballenas azules, lo que refleja la magnitud de la crisis, que ya está teniendo consecuencias ecológicas, sociales y medioambientales devastadoras.

Residuos por persona

El análisis muestra también qué países son los que más contribuyen a la crisis de los plásticos de usar y tirar. Australia y Estados Unidos, respectivamente, producen las mayores cantidades de residuos de plástico de un solo uso por habitante, con más de 50 kg por persona y año. En comparación, un ciudadano medio en China -el mayor productor de plásticos desechables por volumen- produce 18 kg de residuos de plástico de un solo uso al año; mientras que en la India la cifra es de tan solo 4 kg al año.

 

One Response to “Un informe señala a 20 petroquímicas como principales responsables de la contaminación por los plásticos de un solo uso”

  1. Héctor, Responder

    ¡EXCELENTE COMENTARIO! Para revertir la situación habría que priorizar la naturaleza, y no las necesidades humanas de consumo.
    Parece una utopía pero es lo único que remediaría el medio ambiente. Acá va algo mas. ¡Debemos respetar la creación de DIOS, eso incluye la naturaleza y el ambiente en que vivimos!

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *