La compañía sueca quiere convertirse en líder europeo de reciclaje de baterías, para lo que invertirá 25 millones de euros en su nueva instalación de Halmstad.

Stena Recycling construye una nueva planta de reciclaje de baterías de iones de litio
Vista del Nordic Recycling Center de Stena en Halmstad, junto al que se instalará la nueva planta de reciclaje de baterías

Stena Recycling ha anunciado la inversión de 250 millones de coronas suecas (casi 25 millones de euros) en un nuevo proceso de reciclaje de baterías. La inversión consiste en una nueva instalación en Halmstad (Suecia) y permitirá reciclar el 95% de las baterías de iones de litio, las más utilizadas en los vehículos eléctricos.

Este otoño se pondrá la primera piedra de lo que se convertirá en la instalación de reciclaje de baterías más avanzada de Suecia y de Europa, según fuentes de la empresa, y que estará situada junto Nordic Recycling Center de Stena en Halmstad.

«Vemos un fuerte crecimiento en la venta de vehículos eléctricos, por lo que necesitamos satisfacer las necesidades de nuestros clientes de eliminar las baterías usadas de forma segura y respetuosa con el medio ambiente. Esta importante inversión forma parte de nuestra estrategia para ser líderes en la recogida y el procesamiento mecánico de baterías de iones de litio con el fin de establecer un ciclo circular para las baterías», afirma Fredrik Pettersson, director general de Stena Recycling Sweden.

Las baterías se recogerán inicialmente en las 90 instalaciones de Stena Recycling en Suecia y, con el tiempo, en otros países en los que opera la compañía. La clasificación inicial se llevará a cabo en estas instalaciones, pero la mayor parte del reciclaje se realizará después en las nuevas instalaciones de Halmstad.

Una colaboración con la multinacional Johnson Matthey añade también otro paso al proceso para producir materiales totalmente refinados que pueden utilizarse en la producción de nuevas baterías de iones de litio. Cerrar el círculo y crear nuevas materias primas para las baterías a partir del reciclaje es crucial para lograr una cadena de materias primas circular.

Según EV-volumes.com, las ventas de vehículos eléctricos aumentaron un 43% en todo el mundo en 2020. Además, se espera que el número de baterías de iones de litio utilizadas en los vehículos se multiplique casi por diez en la próxima década, según un informe de Circular Energy Storage Research & Consulting.

«Será una gran victoria para el medio ambiente y para el ciclo de vida de las baterías cuando recuperemos metales críticos como el litio, el níquel y el cobalto, que escasean en todo el mundo», afirma Fredrik Pettersson. «Gracias a esta inversión, estamos dando un paso para convertirnos en uno de los principales actores europeos en el reciclaje de baterías», concluye.

 

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *