Save pagePDF pageEmail pagePrint page

 

Las partículas de plástico que llegan a las plantas de tratamiento obstruyen las unidades de filtración y aumentan el desgaste de los materiales de estas instalaciones, a la vez que afecta a la calidad del agua.

Los plásticos en nuestras corrientes de residuos se descomponen en pequeñas partículas (microplásticos y nanoplásticos), causando consecuencias potencialmente dañinas para la salud humana y nuestros sistemas acuáticos. Ahora, investigaciones de la Universidad de Surrey (Reino Unido) y el Institute for Frontier Materials de la Universidad de Deakin (Australia), investigan el efecto de los nano y microplásticos en procesos de tratamiento de aguas y aguas residuales. El equipo descubrió que las pequeñas piezas de plástico se descomponen aun más durante los procesos de tratamiento, lo que reduce el rendimiento de las plantas y afecta la calidad del agua. El estudio fue publicado en la revista Journal of Water Research.

Hasta ahora se había estudiado de forma amplia la contaminación por microplásticos, pero su interacción con los procesos de tratamiento de aguas y aguas residuales no se había investigado lo suficiente.

Cada año se producen aproximadamente 300 millones de toneladas de plástico en todo el mundo y hasta 13 millones de toneladas se liberan en ríos y océanos. Dado que estos materiales plásticos generalmente no son degradables a través de su exposición al medio ambiente o al al paso del tiempo, esta acumulación de contaminación plástica en el medio acuático crea una gran preocupación.

La investigación destaca la dificultad actual para detectar la presencia de nano y microplásticos en los sistemas de tratamiento. Para garantizar que la calidad del agua cumpla con los estándares de seguridad requeridos y para reducir las amenazas a nuestros ecosistemas, se necesitan nuevas estrategias de detección con el objetivo de limitar el número de nano y microplásticos en los sistemas de tratamiento de agua y aguas residuales.

La doctora Judy Lee, profesora titular de la Universidad de Surrey y una de las responsables del proyecto, explica que «la presencia de nano y microplásticos en el agua se ha convertido en un gran desafío ambiental. Debido a su pequeño tamaño, los organismos vivos pueden ingerir fácilmente nano y microplásticos y pueden viajar a lo largo de los procesos de tratamiento de agua y aguas residuales. En grandes cantidades afectan el rendimiento de los procesos de tratamiento de agua al obstruir las unidades de filtración y aumentar el desgaste de los materiales utilizados en el diseño de las unidades de tratamiento de agua «.

One Response to “Estudian el efecto de los microplásticos en las plantas de tratamiento de aguas”

  1. Santi, Responder

    Además de los microplásticos que se descomponen de plásticos más grandes desechados en el medio ambiente también llegan a las depuradoras vía tuberías de desagües las partículas de PVC de numerosos jabones de manos de mecánicos que tienen estas partículas abrasivas para limpiar mejor y que en casi todos los trabajos se utilizan. Se tendrían que regularizar y substituir por otro tipo de partículas, como por ejemplo las cáscaras de frutos secos trituradas que ya se emplean en algunos jabones más respetuosos con el medio ambiente.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *