Save pagePDF pageEmail pagePrint page

Un grupo de científicos está desarrollando productos biológicos para detectar, controlar y limpiar de forma ecológica las los vertidos de petróleo.

El proyecto KILL-SPILL desarrolla  herramientas biotecnológicas para hacer frente a los vertidos
Las herramientas de KILL-SPILL complementarán los métodos actuales de limpieza de mareas negras. Foto: Julian (cc)

Los vertidos de crudo que liberan hidrocarburos de petróleo nocivos al entorno marino se pueden limpiar de distintas maneras. Entre ellas cabe destacar la absorción del petróleo mediante sorbentes que actúan como esponjas, el uso de agentes de dispersión que disuelven el crudo a través de procesos químicos o el empleo de los microorganismos que degradan el petróleo de forma biológica consumiéndolo como fuente de energía.

Este último proceso se conoce como biodegradación o tratamiento biológico de la contaminación. El proyecto KILL-SPILL (“Integrated biotechnological solutions for combating marine oil spills”), financiado con fondos de la Unión Europea, pretende encontrar soluciones viables de este tipo para las mareas negras, mediante una combinación de métodos tradicionales e innovadores.

Aunque la dispersión o la recogida del petróleo constituyen la primera línea de acción ante un vertido, los productos de KILL-SPILL sirven para emprender acciones a más largo plazo ante un amplio abanico de condiciones.

De momento, se han obtenido novedosos biosensores avanzados que detectan los hidrocarburos y controlan la eficacia de las comunidades bacterianas que degradan el crudo; además, se han desarrollado agentes para el tratamiento biológico de los vertidos (tensoactivos biológicos para agentes de dispersión, combinaciones químico-microbianas para agentes integrados de biodegradación).

Asimismo, se han aislado cepas bacterianas de entornos marinos, terrestres e industriales para estudiar su capacidad de degradación del petróleo. Entre los sistemas en desarrollo se encuentran bacterias adaptadas a las altas presiones de las profundidades marinas (en biorreactores de alta presión), microorganismos con alta tolerancia a las tensiones medioambientales que degradan el petróleo y, por último, microbios que degradan el crudo en los sedimentos del fondo oceánico en condiciones aeróbicas o anaeróbicas.

La gran versatilidad de las herramientas de KILL-SPILL limará las imperfecciones de los métodos actuales para la limpieza de mareas negras y proporcionará aplicaciones para la respuesta inicial, el seguimiento y el control posterior. A continuación, el trabajo se encaminará a evaluar la toxicidad y el impacto medioambiental de los productos y a validar su eficacia ante un vertido real.

Fuente:
Cordis

One Response to “Microbios frente a las mareas negras ”

  1. Eduardo Martínez, Responder

    Desde hace más de 30 años existen diversos productos biológicos para el tratamiento de fugas de productos petrolíferos, en todos los casos se trata de cepas bacterianas seleccionadas con diversos aditivos (soportes porosos, adsorbentes, nutrientes…) que mejoran la biodisponibilidad del hidrocarburo (hidròfobo). La primera gran intervención fue con la fuga del Exxon Valdez (allá por 1989) pero desde entonces su uso es muy habitual, no únicamente para estos vertidos. También en el tratamiento de suelos contaminados y aguas contaminadas con hidrocarburos (EE.SS.), donde los hemos utilizado habitualmente con resultados, siempre positivos.

    Lento, puede que sí, pero más rápido que los procesos naturales.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *