Save pagePDF pageEmail pagePrint page

 

La fracción resto ha sido con diferencia la que más ha caído desde que comenzó el confinamiento, lo que refleja que la sociedad mallorquina sigue separando sus residuos.

Mallorca reduce la producción de residuos en el estado de alarma
TIRME ha aplicado planes de contingencia para garantizar el servicio de gestión de residuos durante el estado de alarma

La parada de prácticamente todas las actividades productivas en la isla de Mallorca por la declaración del estado de alarma ha tenido como resultado directo una importante bajada en la generación de residuos. Los datos aportados por la empresa concesionaria de la gestión de residuos TIRME muestran una caída significativa de las fracciones de rechazo y materia orgánica. En el primer caso, y en comparación con el mismo periodo del año pasado, la disminución ha sido de un 17%. En el caso de la materia orgánica, la generación de estos residuos ha bajado casi un 7%.

Estas bajadas todavía son más significativas si se analiza el comportamiento día a día desde que comenzó el confinamiento. En comparación con los últimos cinco días laborales del mes de marzo, la fracción de rechazo recogida ha caído un 28%, la de envases un 10,7% y la de FORM (fracción orgánica de los residuos municipales) casi un 24%.

Si bien la fracción de envases aumentó durante los primeros quince días de confinamiento -aunque a un ritmo menor al de los primeros meses del año-, con la entrada en vigor del estado de alarma reforzado la generación de envases también empezó a disminuir.

Dentro de esta reducción generalizada en la producción de residuos, el rechazo lo hace con más intensidad, lo que indica claramente que en Mallorca se siguen separando los residuos. «La gente está concienciada con la necesidad de preservar el medio ambiente incluso en estas circunstancias excepcionales», manifestó recientemente la consejera de Sostenibilidad y Medio Ambiente del Consell, Aurora Ribot.

Incineración de los residuos sanitarios

Respecto a los residuos sanitarios, son incinerados para destruir todos los patógenos. Este es el tratamiento que TIRME está aplicando y es el que recomienda el Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico. Es la manera de garantizar la destrucción total del virus gracias a las elevadas temperaturas que logra la incineradora. TIRME continúa trabajando con normalidad después de aplicar planes de contingencia para garantizar el buen funcionamiento del servicio público de tratamiento de residuos.

Aurora Ribot añadió que «del mismo modo que necesitamos recuperar lo antes posible la actividad económica en la isla, también tenemos que plantearnos la relación directa entre nuestro modelo de vida y el gran consumo de recursos y generación de residuos que provoca. Tenemos que aprovechar este punto de inflexión para incorporar nuevas conductas que reduzcan al máximo la generación de residuos. Esta crisis ha mostrado que el cambio en nuestro comportamiento provoca ejemplos espectaculares de recuperación del medio natural y la bajada inmediata en la producción de gases de efecto invernadero, preservación de recursos y el ya mencionado descenso en la generación de residuos».

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *