Un nuevo informe refleja el retraso generalizado entre los países de la Unión Europea para trasponer a sus legislaciones nacionales las últimas Directivas de residuos.

Contenedores RSU

En 2018, los gobiernos y las instituciones de la UE llegaron a un acuerdo histórico que introduce lo que muchos aclamaron como el conjunto de leyes y objetivos más ambiciosos del mundo para impulsar el reciclaje y reducir los residuos. En resumen, las nuevas medidas deberían:

  • Hacer más sencilla y obligatoria la clasificación y recogida de diferentes materiales para su reutilización y reciclaje.
  • Reducir el desperdicio de alimentos.
  • Introducir incentivos financieros para impulsar la reutilización y el reciclaje de envases.
  • Prohibir la incineración y el vertido de los residuos recogidos para su reciclaje o reutilización.
  • Establecer objetivos más altos para reciclar y reutilizar los productos desechados.
  • Obligar a los productores a financiar totalmente la recogida y el reciclaje de los residuos de envases.
  • Establecer una metodología más precisa para evaluar las tasas de reciclaje.

Sin embargo, dos años más tarde, la mayoría de los estados de la UE han incumplido el plazo de julio de 2020 para su transposición a la legislación nacional. Entre ellos se incluyen países como Alemania, Finlandia, España, Suecia y Polonia.

Piotr Barczak, responsable de políticas de la Oficina Europea de Medio Ambiente (EEB), es coautor de un informe en el que se hace un balance de los avances realizados hasta ahora para promover la economía circular en los 27 Estados miembros. En él se advierte de la «peligrosa y costosa inacción» en la aplicación nacional de las nuevas leyes de residuos de la UE.

«Ya deberíamos estar cosechando los beneficios de una economía circular, donde se evita el desperdicio y prosperan nuevos modelos de negocio dentro de los límites planetarios», afirma Barczak.

El estudio, realizado con los abogados ambientales de ClientEarth y Ecoteca, recoge los resultados de una encuesta realizada en los 27 Estados miembros y refleja que 16 de ellos aún no han adoptado las nuevas leyes sobre residuos. En el momento de redactar el informe, los 11 países restantes no habían notificado sus planes a las ONG, lo que sugiere que los retrasos pueden estar más extendidos que los notificados oficialmente.

«El hecho de no avanzar en la aplicación de estas leyes es lo que más perjudica a las personas, los municipios y las pequeñas empresas. Debido a la pandemia, las autoridades locales están teniendo problemas para recoger materiales reciclables, lo que está socavando las operaciones de reciclaje y costando el dinero a los contribuyentes», explica Barczak.

Según otro informe recientemente publicado por la consultora Materials Economics, los esfuerzos para reducir a la mitad los residuos de alimentos, incluyendo una mejor clasificación y recogida de residuos, podrían ahorrar a los hogares europeos unos 600 euros al año para 2030. «Corremos el riesgo de perder enormes beneficios económicos y medioambientales», comenta Barczak.

Progreso lento y oportunidades perdidas

A pesar de algunos progresos alentadores a nivel local, los esfuerzos para reducir los residuos y mejorar la gestión de los recursos en toda la UE siguen siendo demasiado débiles.

La UE consume actualmente más de la parte que le corresponde de los recursos naturales, casi lo mismo que si tuviéramos tres planetas disponibles para apoyar nuestro consumo. Pero la tasa de uso de material circular, o tasa de circularidad, es de alrededor del 11%, sin mostrar ninguna mejora significativa en la última media década.

En 2017, solo el 30% de los residuos domésticos de la UE se reciclaron y el 17% se compostaron, mientras que el 28% se incineraron y el 24% se depositaron en vertederos.

Esto impulsó a la Comisión Europea a enviar en 2018 advertencias a 14 gobiernos que corrían el riesgo de no alcanzar su objetivo nacional de reciclar y preparar para la reutilización el 50% de los residuos en 2020.

Como parte de las nuevas leyes, se establecieron objetivos de reciclaje que deberían aumentar gradualmente en los próximos 15 años. Sin embargo, los retrasos legislativos a nivel nacional presentan el riesgo de dificultar a los gobiernos el cumplimiento de objetivos más elevados, según concluye Barczak.

Objetivos de reciclaje para los próximos 15 años

Objetivos de reciclaje de residuos de la UE

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *