Save pagePDF pageEmail pagePrint page

 

Un científico de la Universidad de Portsmouth ha descubierto una forma de utilizar la paja de arroz, uno de los recursos naturales más abundantes del mundo, como sustituto de productos químicos artificiales en jabones y otros productos para el hogar.

La paja de arroz como alternativa a los productos químicos en la fabricación de jabón

Un innovador proyecto de investigación, publicado este mes en Science Direct y dirigido por la Universidad de Portsmouth (Reino Unido), ha demostrado que con residuos de paja de arroz se podría crear un ‘biosurfactante’, proporcionando un ingrediente alternativo no tóxico a la producción de una amplia variedad de productos que normalmente incluyen surfactantes sintéticos, a menudo basados ​​en petróleo.

El proyecto de biotecnología se propuso resolver uno de los problemas ambientales más acuciantes del planeta, buscando una forma de reducir la cantidad de productos químicos artificiales en la vida cotidiana. Ha sido cosupervisado por el Centro de Innovación Enzimática de la Universidad de Portsmouth, trabajando en conjunto con la Universidad Amity en India y el Instituto Indio de Tecnología.

El estudio buscaba un reemplazo natural para los tensioactivos químicos, un ingrediente activo esencial en la producción de productos de limpieza, medicamentos, cremas solares, maquillaje o insecticidas. El tensioactivo mantiene unidos el aceite y el agua, disminuyendo la tensión superficial de un líquido y ayudando al poder de limpieza y a la penetración del producto.

Los científicos creen que este método respetuoso con el medio ambiente da como resultado un ingrediente de alta calidad que las industrias manufactureras reclaman.

Según ell Dr. Rahman, «los tensioactivos están en todas partes, incluido el detergente, el suavizante de telas, los insecticidas adhesivos, el champú, la pasta de dientes, la pintura, los laxantes y el maquillaje. Imagínese si pudiéramos fabricar biosurfacantes en cantidades suficientes para usar en lugar de tensioactivos, eliminando el químico artificial de estos productos. Esta investigación muestra que con el uso de residuos agrícolas como la paja de arroz, que es abundante, estamos un paso más cerca».

Los científicos detrás de la investigación creen que el uso de biosurfactantes creados a partir de paja de arroz u otros desechos agrícolas podría tener un efecto ecológico positivo en varios sentidos:

  • Existe una gran preocupación por el impacto de los tensioactivos químicos utilizados en productos para el hogar, la mayoría de los cuales termina en los océanos.
  • La paja de arroz es un subproducto natural de la cosecha de arroz, con millones de toneladas generadas en todo el mundo cada año.
  • Los agricultores a menudo queman los residuos produciendo emisiones ambientales nocivas. Usarlo para crear otro producto podría ser un proceso de reciclaje eficiente y beneficioso.
  • También podría haber una ventaja económica al usar biosurfactantes producidos a partir de residuos agrícolas.

El Dr. Rahman explica que «los niveles de pureza necesarios para los biosurfactantes en las industrias en las que se usan son extremadamente altos. Debido a esto, pueden ser muy costosos. Sin embargo, los métodos que tenemos para producirlos lo hacen mucho más económicos y rentables. Es una tecnología muy emocionante con un tremendo potencial para aplicaciones en diversas industrias».

El estudio muestra que los biosurfactantes podrían ser una alternativa potencial para las moléculas de tensioactivo sintético, con un valor de mercado de 2.800 millones de dólares en 2023. El considerable interés en los biosurfactantes en los últimos años también se debe a su baja toxicidad, naturaleza biodegradable y especificidad, lo que les ayudaría a cumplir con la Directiva Europea de Surfactantes.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *