Save pagePDF pageEmail pagePrint page

La Unión Europea supero los 330.000 millones de euros de ingresos por impuestos medioambientales en 2013, aunque descendió su proporción al 6,3% del total de impuestos y contribuciones, lejos aún del objetivo de alcanzar el 10% para 2020.

Aumentan los ingeresos por impuestos ambientales en la UE, pero disminuye su proporción
Los Estados miembros recaudaron más dinero en impuestos ambientales, aunque descendió la proporción de estos en el total de ingresos fiscales. Foto: Parlamento Europeo (cc)

La Unión Europea aumentó sus ingresos por impuestos medioambientales en 8.000 millones de euros desde 2003, hasta superar los 330.000 millones de euros en 2013. Sin embargo, la proporción de estos impuestos en el total de los impuestos y contribuciones disminuyó de un 6,9% a un 6,3%, según ha informado la Oficina Europea de Estadística (Eurostat).

La proporción de estos impuestos en el total de ingresos fiscales es un indicador de la eficiencia europea de recursos bajo la estrategia Europa 2020, que tiene como objetivo alcanzar para ese año un 10%, algo que se antoja difícil, a la vista de los datos de Eurostat.

El 77% de los impuestos ambientales de la Unión Europea procedieron de la energía, muy por delante de los impuestos sobre el transporte (20%) y sobre contaminación y recursos (3%).

La proporción de los ingresos por impuestos medioambientales en el total de ingresos fiscales varía significativamente entre los distintos Estados miembros de la UE. Eslovenia fue el país que mostró la ratio mayor con un 10,5%, seguida de cerca por Bulgaria (10,1%), Croacia (9,6%), Países Bajos (9%) y Dinamarca (8,9%). La otra cara de la moneda la representan Francia y Bélgica, que registraron los menores porcentajes en el total de sus ingresos fiscales, con un 4,5% en ambos casos. En España la cifra descendió desde el 6,1% hasta el 5,7%.

Durante este periodo 2003-2013, los ingresos por impuestos ambientales crecieron en todos los Estados miembros excepto en Portugal, donde disminuyeron un 14%, y en Alemania, donde se mantuvieron estables. Ese ejercicio 2013, España recaudó 19.220 millones de euros, frente a los 16.114 millones del año anterior.

No obstante, no sucedió lo mismo en cuanto a la participación de los impuestos ambientales en el total de los ingresos fiscales, que descendió de forma generalizada. Chipre presenta el descenso mayor con un -3,8%, seguido de Portugal (-3%) y Malta (-2,5%). Al contrario, Estonia (1,9%), Eslovenia (1,8%), Bulgaria e Irlanda (0,6%), Italia (0,4%) y Letonia (0,3%) registraron un ligero aumento de su ratio. España, también, presentó una caída del 0,4%.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *