Save pagePDF pageEmail pagePrint page

La iniciativa incluye la compra de muebles usados para su reutilización, el reciclaje bonificado de bombillas o la recogida de residuos textiles para su posterior reciclaje.

IKEA Ibérica apuesta por orientar su modelo de negocio hacia la economía circular y presenta su campaña #SalvemosLosMuebles. Este nuevo planteamiento da respuesta, además, a las tendencias de personalización, reparación y mercados de segunda mano.

El proyecto se está implementando en las tres tiendas de Madrid, como mercado piloto, y está prevista su extensión al resto durante 2017. Además, el Grupo IKEA está probando diferentes iniciativas en distintos países y España ha sido uno de los elegidos, junto con Bélgica y Suecia, entre otros.

Esta nueva orientación viene a implantarse en un contexto social que está marcado por datos de expertos que estiman que cada hogar en España guarda de media 2.000 euros en productos que no usan; además el 4% de los residuos que acaban en el vertedero son muebles y solo el 10% se recicla (Fuente: European Federation of Furniture Manufactures, UEA).

Para Mercedes Gutiérrez, responsable de Sostenibilidad de IKEA Ibérica «ante la escasez de recursos, la economía circular para IKEA brinda nuevas oportunidades para obtener materias primas, nuevas formas de producir y diseñar nuestros productos. Y a la vez, nos abre un sinfín de oportunidades para acompañar a nuestro cliente, más allá del proceso de compra, ayudándole a vivir de forma más sostenible en el hogar: cómo usa, cómo cuida, cómo recicla, cómo reutiliza los productos.»

Actualmente, la empresa ya cuenta con productos producidos a partir de materia reciclada desde los propios procesos: la alfombra TANUM, fabricada a partir de residuos textiles que sobran de la producción de ropa de cama, así como el protector de mesa SKRUTT o el pulverizador TOMAT, hechos con los residuos plásticos generados en las tiendas. Además, está previsto el lanzamiento para principios de año de la colección Zero Waste, realizada a partir de los productos de cristal con desperfectos que desecha un proveedor.

Buscar un nuevo hogar para los productos que ya no se usan es uno de los objetivos de esta iniciativa. De esta manera, los productos que se engloben en una de las categorías seleccionadas (cajoneras, mesas, sillas, vitrinas, escritorios, estanterías, armarios y cómodas) y cumplan una serie de requisitos indicados en la web podrán ser adquiridos por la compañía que, posteriormente los venderá en la sección ‘El Desván de las Oportunidades’ ubicado en las diferentes tiendas. Según datos del estudio de IKEA, el 9,5% de las personas ya vende los muebles que no usa.

IKEA, además, impulsa una nueva propuesta para potenciar el reciclaje. la firma es pionera al instalar máquinas de recogida bonificada; así, una vez se deposita la bombilla usada se podrá elegir entre obtener un descuento para la próxima compra en bombillas LED o donar esa gratificación a un proyecto en favor de la infancia vulnerable en nuestro país de las siguientes entidades: ACCEM (mujeres solas refugiadas con menores a su cargo), CEAR (familias refugiadas con menores) y Save The Children (niños y niñas en riesgo de pobreza en Pan Bendito de Madrid).

IKEA - Punto de recogida de bombillas
Máquinas de recogida bonificada para bombillas. Fotografía: IKEA

Por otra parte, IKEA facilitará a sus clientes también la donación de textiles de hogar. A través de Formació i Treball, la Fundación Amiga entidad promovida por Cáritas Diocesana de Barcelona, será la encargada de separar y clasificar cada pieza para darle el destino más adecuado. Para facilitar esta tarea, la empresa implanta puntos de recogida en las tiendas y utilizará la logística inversa hacia el centro de distribución en Tarragona (Valls) para optimizar el proceso de recogida.

La recogida de textiles tiene como objetivo facilitar una solución de gestión de textiles sostenible y a la vez solidaria, que además permitirá explorar nuevas posibilidades de reciclaje. Esto es así ya que IKEA ha detectado, a través de encuestas a consumidores, que el textil es una de las fracciones que, una vez que se decide que ya no sirve (porque se cambia la decoración del hogar o porque se cambia la cama/sofá y ya no cuadran las medidas) no se tiene un destino claro donde depositarlos, ya que la mayoría de las personas tiene la sensación de que tirarlos a la basura no es un acto muy ecológico.

La customización también se potenciará de una manera más estratégica. Así, ayer se inauguró la exposición de 10 piezas personalizadas. Para ello, se ha contado con la colaboración de Miranda Makaroff que eligió un armario; la artista multidisciplinar Amaia Arrazola que escogió un sillón; la comunidad Handbox que combinó una estantería con un somier; tres alumnos del IED Madrid: Luis Abad que escogió un taburete, Lucía de Ancos se decantó por un soporte de plantas, y un armario y tablón de anuncios en el caso de Celia T. Alamán; y cuatro trabajadores de IKEA: Marta Pérez con varias macetas, Juan José Cabrera con una mesa, Lucas Miguel Ruiz con una cómoda y Vanessa Verónica García con espejos.

#SalvemosLosMuebles cuenta con diferentes acciones que estarán implantadas tanto en las tiendas como en la web www.IKEA.es/SalvemosLosmuebles

One Response to “IKEA apuesta por la economía circular con «Salvemos los muebles»”

  1. Lacadas, Responder

    Está bien reciclar, pero algo llevan entre manos jeje

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *