Save pagePDF pageEmail pagePrint page

La entidad asegura que la instalación adolece de numerosos fallos, como su escasa capacidad de almacenamiento pluvial, la generación de un exceso de lixiviados en el proceso de compostaje o la generación de grasas sólidas, entre otros.

Vista de la planta de compostaje de Epele

El Diputado de Medio Ambiente de Gipuzkoa, José Ignacio Asensio compareció la semana pasada a petición propia en Juntas Generales para exponer la situación de la planta de compostaje de Epele. Asensio explicó que la planta de Epele ha sido mal diseñada y que a causa de ello no ha podido entrar en funcionamiento hasta la fecha. El Diputado anunció que el Consorcio de Residuos de Gipuzkoa (GHK) solucionará directamente los problemas y al mismo tiempo presentará demandas judiciales para exigir el pago de los costes así como los daños y perjuicios a los responsables de “este despropósito” y “lamentable e incomprensible situación”.

Asensio denunció que la planta fue inaugurada en la pasada legislatura cuando todavía faltaba el 39% de la Obra Civil, el 31% de las Instalaciones y cuando todavía faltaban meses para el inicio de las pruebas en frío y en caliente.

En febrero del 2016, la obra fue recepcionada de forma provisional y comenzaron las pruebas (a ritmo de 15-20% de rendimiento de planta). En mayo comenzó a funcionar al 50% de capacidad. Durante las pruebas en frío y pruebas en caliente de las instalaciones surgieron continuos problemas y se detectaron hasta 30 deficiencias técnicas.

Después de los meses necesarios para completar los ciclos de compostaje se solucionaron la mayoría de los problemas principales y se pudo dar inicio al proceso de licitación en diciembre de 2016.

Sin embargo, en mayo de 2017 han surgido nuevos problemas originados por defectos del proyecto ingeniería y de la dirección de obra, como la falta de capacidad de almacenamiento pluvial -solo recoje un tercio de lo neceario-, exceso de lixiviados en el proceso de compostaje, generación de grasas sólidas, fallos graves en la transmisión de temperatura, falta de protección frente a riesgo de rebose del depósito de amonio, falta de capacidad de almacenamiento de lixiviado y rotura de aristas de los canales de los túneles.

Ante esta situación GHK ha hecho una serie de requerimientos en función de las responsabilidades establecidas por el Informe Técnico realizado a la UTE Epele Konpostatze Planta, encargada del proyecto de ejecución, y compuesta por Altair Ingeniería, S.L., Inak Ingeniaritza, S.L. y Eneka, S.L., y a Altair, S.L. en su condición de Dirección Facultativa de los depósitos de agua, y no ha obtenido respuesta por parte de las dos últimas.

Como consecuencia de todo ello, Asensio ha anunciado que GHK ha tomado la decisión de solucionar directamente los problemas y exigir al mismo tiempo el pago de los costes y ha anunciado la presentación de demandas judiciales para exigir el pago de los daños a los responsables de esta “lamentable e incomprensible situación”.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *