Save pagePDF pageEmail pagePrint page

 

Cuatro estudiantes de la UPNA se hacen con el primer premio de este desafío promovido por TheCircularLab y Campus Iberus con el objetivo de aplicar la innovación para resolver retos relacionados con el ecodiseño y el reciclaje.

El Circular University Challenge propone desafías sobre reciclaje y ecodiseño

Un proyecto para modificar el código de barras de los productos para que, a través de diferentes colores, se indique en qué contenedor debe depositarse el envase para su óptimo reciclaje, ha ganado el Circular University Challenge, una iniciativa que pretende que los estudiantes universitarios sean capaces de resolver retos relacionados con el desarrollo de la economía circular.

El equipo ganador, procedente de la Universidad Pública de Navarra (UPNA) y formado por Alberto Madurga Pastor, Jessica Goñi Moneo, Manuel Lorrio Muñoz y Alberto Arguiñano Ongay, ha obtenido un premio de 4.000 euros en metálico. Los cuatro estudiantes cursan 2º en el Programa Internacional del Grado en Ingeniería en Tecnologías Industriales.

Este nuevo desafío es un reto marcado por TheCircularLab, el laboratorio de innovación de Ecoembes, en colaboración con Campus Iberus, y se ha dirigido a estudiantes inquietos de cualquier titulación de las 11 universidades participantes en el proyecto.

Los estudiantes participantes, que han recibido formación en herramientas de innovación y han desarrollado competencias en equipos multidisciplinares, se enfrentaron a dos retos: conseguir que los ciudadanos reciclen más y mejor, y mejorar el diseño de los envases para que sean más sostenibles, se reciclen mejor e incorporen materiales reciclados.

La iniciativa se ha dividido en dos fases. en la primera se realizaron sesiones de formación desde Campus Iberus que incluyeron metodología en Design Thinking asociada a la economía circular y el reciclaje de envases. Posteriormente, los equipos participantes debían presentar su candidatura a través de un vídeo en el que explicaban sus ideas para solucionar uno de los dos retos planteados inicialmente. De entre todos los proyectos presentados, un jurado formado por representantes de las universidades participantes y miembros de Ecoembes escogió una candidatura de cada Universidad para pasar a una segunda fase.

Finalmente, los estudiantes de la UPNA se hicieron con el primer premio, mientras que el equipo de la Universidad de Zaragoza logró una mención especial por la gran posibilidad de implantación del proyecto presentado.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *