Save pagePDF pageEmail pagePrint page

Según la denuncia, la empresa se ha deshecho de 60 toneladas de la espuma resultante de la trituración de aparatos de frío, depositándolas en un vertedero de residuos “no peligrosos” en Zamora.

El Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (SEPRONA) ha presentado una denuncia ante el Juzgado de la localidad de Montijo (Badajoz) por un presunto delito contra el medio ambiente de forma continuada atribuido a la empresa MOVILEX RAEE, dedicada al tratamiento y gestión de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos.

Los agentes aseguran en las diligencias abiertas que la empresa extremeña, situada en la localidad pacense de Lobón, ha triturado una importante cantidad de residuos tóxicos y peligrosos –concretamente, aparatos con gases refrigerantes– emitiendo a la atmósfera gran cantidad de gas CFC, muy perjudicial para la capa de ozono y notable contribuyente al calentamiento global y el efecto invernadero.

Esta operación se ha desatado tras la denuncia presentada por RECILEC, empresa que dio la voz de alarma.

60 toneladas de espuma

Además, los agentes del SEPRONA han incluido en la denuncia que la empresa extremeña se ha deshecho de 60 toneladas de la espuma resultante de la trituración de los aparatos de frío transportándolas a un vertedero de residuos “no peligrosos” en Zamora, sin ningún tipo de notificación ni autorización, como exige la legislación vigente.

En las espumas es donde se concentran la mayor parte del gas que contienen los aparatos de frío, motivo por el que tienen consideración de residuos tóxicos y peligrosos.

Requerimientos legales

Según RECILEC, la empresa extremeña de gestión de RAEE denunciada no cumple con los requerimientos legales necesarios para el tratamiento y descontaminación de equipos de intercambio de temperatura, y ejerce su actividad sin los niveles adecuados para garantizar la protección del medio ambiente.

No obstante, la empresa recibió recientemente la autorización por parte de la Consejería de Agricultura, Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Energía de la Junta de Extremadura para desarrollar su actividad de gestión de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos. Sin embargo, RECILEC aprecia supuestos intereses privados en esta actuación, y ha anunciado que recurrirá la autorización ante el juzgado correspondiente, no descartando ejercer otras acciones que considere convenientes.

Según expresa RECILEC en un comunicado, “esta sorprendente actitud de la Consejería favorece el “dumping” (práctica en la que una empresa establece un precio inferior para los productos que comercializa buscando sacar del mercado a sus competidores) medioambiental al permitir con su pasividad y permisividad que se favorezca el tratamiento de residuos peligrosos sin los niveles adecuados para garantizar la protección del medio ambiente en favor de los intereses privados”.

Importantes inversiones

La empresa denunciante recuerda que “el resto de empresas de España que tratan y descontaminan equipos de intercambio de temperatura lo hacen bajo unos requerimientos que exigen importantes inversiones”.

“Los costes de producción de una empresa cuya actividad no cumple con los requisitos legales son muy inferiores y, por tanto, la competencia no se desarrolla en igualdad de condiciones”, concluye el comunicado.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *