En 2021 entra en vigor la prohibición del Convenio de Basilea de exportar residuos plásticos contaminados sin el consentimiento previo del país receptor.

Residuos plásticos mezclados
Los residuos plásticos mezclados y contaminados no podrán exportarse a terceros países. Foto: RESIDUOS PROFESIONAL

El próximo 1 de enero de 2021, será ilegal que 187 países -entre ellos China, México, Malasia, la India e Indonesia, que han firmado del Convenio de Basilea-, reciban, sin consentimiento previo, residuos plásticos mezclados y contaminados procedentes de otros países. Estos residuos plásticos, que se envían habitualmente a los países en desarrollo de todo el mundo, fueron incluidos recientemente en la lista del Convenio de Basilea para someterlos a control internacional.

Sin embargo, Estados Unidos es uno de los pocos países que no ha firmado el Convenio de Basilea, y a menos de un mes para que este comercio de los EE.UU. se convierta en lo que la Interpol considerará tráfico ilegal de residuos, ni el gobierno federal ni los gobiernos estatales parecen tener un plan para cumplir con las nuevas normas.

En cambio, en las últimas semanas, las empresas y gobiernos locales de EE.UU., lejos de disminuir para cumplir con el plazo del 1 de enero, han aumentado sus exportaciones a los países en desarrollo donde el reciclaje que se lleva a cabo es altamente contaminante y gran parte de las bolsas de plástico y los envases de alimentos importados no se reciclan en absoluto, sino que simplemente se vierten y se incineran.

«La gran estrategia estadounidense para combatir los residuos de plástico parece ser exportar la mayor cantidad posible de ellos», dice Jim Puckett, director ejecutivo de Basel Action Network, con sede en los Estados Unidos. «Este país es la mayor fuente de la crisis mundial del plástico y nuestra gran solución es simplemente trasladar el problema a nuestros vecinos globales que tienen aún menos tecnología para enfrentarlo adecuadamente».

Según un estudio reciente, los EE.UU. producen la mayor cantidad de residuos plásticos per cápita de cualquier país del mundo. Al mismo tiempo, es el único país desarrollado del mundo que no ha ratificado el Convenio de Basilea -un tratado que evita que los residuos de los países ricos inunden a las naciones más pobres-. Los únicos otros países que no lo han ratificado son Timor Oriental, Granada, Haití, San Marino y el Sudán del Sur.

Aumento de las exportaciones de residuos

En el último trimestre de este año, las exportaciones de residuos de EE.UU. a los países en desarrollo y no pertenecientes a la OCDE aumentaron en un 25%, de 77.424 a 97.093 toneladas. Y tras las protestas surgidas en Asia por este comercio, han empezado a desplazarse de forma alarmante hacia América Latina. En el primer trimestre de este año, los países de Latinoamérica recibieron 11.017 toneladas, y en el tercer trimestre las exportaciones a México, Honduras, El Salvador y otros países latinoamericanos han aumentado un 73%, hasta 19.061 toneladas.

Mientras tanto, EE.UU. y Canadá han redactado un «arreglo» que reniega de los nuevos controles sobre los residuos plásticos del Convenio de Basilea para el comercio entre los dos países. Permitirá a los EE.UU. exportar sus residuos plásticos a Canadá para ser quemados en hornos de cemento o de acero, operaciones que exacerbarán el cambio climático y al mismo tiempo crearán más contaminación tóxica en el aire. Mientras tanto, por este nuevo acuerdo, los residuos canadienses pueden fluir a través de los EE.UU. y de ahí a Asia y América Latina.

«Los EE.UU. deben dejar de jugar el papel de aguafiestas de nuestra asediada Tierra», afirma Puckett. «Simplemente no hay más tiempo que perder, y no hay más desperdicio en este momento que podamos acomodar con seguridad en un planeta finito. Pedimos a la Administración Biden que tome medidas para prevenir los residuos plásticos en origen y cerrar el vergonzoso oleoducto de exportación».

Como parte del movimiento Break Free From Plastic, Basel Action Network está pidiendo a la Administración Biden no sólo que se reincorpore al acuerdo de París, sino que también ratifique por primera vez el Convenio de Basilea.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *