Save pagePDF pageEmail pagePrint page

En materia de residuos, los grupos ecologistas reclaman a los partidos políticos una apuesta clara por la prevención, la reutilización y el reciclaje, frente a la incineración y el vertido.

Las organizaciones ecologistas lanzan a los partidos sus propuestas de cara a las próximas elecciones autonómicas
Representantes de las cinco organizaciones ecologistas que han firmado el «Programa por la Tierra». Foto: Amigos de la Tierra

A un mes de las elecciones autonómicas en trece comunidades autónomas y de las municipales en todo el Estado, las principales organizaciones ecologistas han presentado su “Programa por la Tierra”. El documento elaborado por Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, Greenpeace, SEO/BirdLife y WWF destaca las crecientes competencias autonómicas en materia de medio ambiente y la necesidad urgente de asumir esa responsabilidad frente a “políticas de desarrollismo voraz”.

El programa, que fue presentado ayer con motivo del Día de la Tierra, recoge un total de dieciséis propuestas en materias concretas. Un aire sano, la reducción de residuos y el urbanismo no especulativo figuran entre los puntos del documento. También el ahorro efectivo de agua, la protección de los bosques, la fiscalidad sostenible, la defensa de los derechos animales y la protección de las costas y los ríos.

Los cinco grupos subrayan que 2015 se presenta como un año de grandes retos y oportunidades en materia ambiental. El «Programa por la Tierra» propone el camino a seguir ante esos desafíos y destaca la capacidad de actuar a nivel autonómico en áreas como el transporte, la energía, la producción agraria, la gestión de los residuos o la industria.

Residuos

El puerta a puerta, la recogida selectiva de materia orgánica o la implantación del sistema de devolución y retorno de envases son algunas de las propuestas en relación con los residuos

En materia de residuos, el Programa apuesta por la prevención, la reutilización, la recogida selectiva y el reciclaje. Concretamente, las propuestas recogidas en materia de producción de residuos y uso sostenible de los recursos son:

  • Campañas de minimización del consumo, tanto en las compras públicas, como en las privadas: limitación de grandes superficies comerciales, fomento de los alimentos locales, ecológicos y de temporada, incentivos a los mercados de segunda mano de muebles, aparatos eléctricos y electrónicos y textiles y lucha contra la obsolescencia programada y percibida.
  • Actuaciones para la reducción en la generación de residuos y para la preparación para la reutilización: incentivos a la venta a granel, fomento del consumo de agua del grifo, campañas de compostaje doméstico y comunitario, sistemas de recogida para la reutilización en puntos limpios y comercios, etc.
  • Mejora drástica de la recogida selectiva de los residuos para su reciclaje: implantación de sistemas puerta a puerta, recogida separada de la materia orgánica, implantación de sistemas de depósito, devolución y retorno para los envases, etc.
  • No desarrollar nuevos proyectos de incineración y eliminar los permisos de quema de residuos en las cementeras.
  • Implantación obligatoria de las mejores técnicas disponibles en la fabricación industrial, con el objetivo de alcanzar la producción limpia.
  • Desarrollar planes de gestión de todos los residuos agrícolas, forestales y ganaderos, garantizando su reutilización y recuperación material y energética.

Generar empleo

Las organizaciones ecologistas también destacan la oportunidad que la protección ambiental representa para crear empleo. De hecho, aseguran que “el apoyo a sectores ambientalmente sostenibles para conseguir un modelo energético renovable generaría puestos de trabajo”, así como “el apoyo de un transporte público más eficiente que logre una movilidad sostenible”.

En el programa se subraya igualmente la urgencia de compatibilizar el modelo territorial y económico con la naturaleza. Recuerda que el pasado mes de marzo la Comisión Europea avisó a varias CCAA por retrasos y carencias en la aplicación de las directivas de conservación de la naturaleza. Y reclama que las administraciones autonómicas asuman sus competencias para frenar la pérdida de biodiversidad.

Por todo ello, las organizaciones ecologistas esperan que el “Programa por la Tierra” sea tomado en cuenta por todas las formaciones que concurren a las elecciones autonómicas. Y abogan por “un nuevo modelo que significa creación de empleo, equidad, calidad de vida dentro de los límites del planeta y que representa el único camino posible para salir de la crisis sistémica actual, económica, ambiental, climática y social”.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *