Save pagePDF pageEmail pagePrint page

 

AGESMA asegura que se están encubriendo como restauraciones diversas operaciones de relleno sin haberse realizado previamente un análisis de los residuos presentes en las escombreras.

La Asociación de Gestores de Residuos de Construcción y Demolición de Madrid (AGESMA) ha alertado de que en la comunidad madrileña se están enterrando residuos en operaciones de relleno de algunos de los vertederos ilegales existentes, sin contar con los correspondientes proyectos y licencias que acrediten la correcta gestión de dichos residuos. Una situación que acaba de ser denunciada ante la Comunidad de Madrid y comunicada ahora al SEPRONA y ante la Fiscalía.

Según un comunicado emitido por AGESMA, estas prácticas irregulares ya habían sido denunciadas por la asociación hace más de un año ante las autoridades municipales, «sin que a día de hoy se hayan realizado ni llevado a cabo ninguna modificación o paralizado estas prácticas de relleno». Una situación irregular que la entidad califica de «prevaricación omisiva en el ayuntamiento de Madrid, presunto delito ambiental por parte de los responsables de los camiones de excavación de tierras y dejación de funciones por parte de la Comunidad».

Madrid es la comunidad que cuenta con más escombreras ilegales de gran tamaño de todo el territorio español. En el año 2016, el Ayuntamiento de Madrid y la Asociación de Empresarios Excavadores y Transportistas de la Construcción de la Comunidad de Madrid (AMAEXCO) firmaron un acuerdo para llevar a cabo operaciones de relleno en varios vertederos ilegales del territorio madrileño.

AGESMA explica el procedimiento a seguir en estas acciones: «Los excavadores depositan, contando con la autorización administrativa, las tierras sobre las escombreras. Con estas acciones, que califican como restauración, esta problemática desaparece a efectos “visuales”. Además de que de este modo el gobierno madrileño “soluciona” una molestia visual, y al mismo tiempo las empresas excavadoras se ahorran los costes de gestión de las tierras».

La entidad denuncia que de esta forma, bajo autorización administrativa, «se están llevando a cabo estas operaciones de henchido sin contar con estudios previos, realizados por técnicos acreditados, que analicen el tipo de residuos existentes, así como las operaciones de gestión a realizar, incluyendo además la potencial existencia de residuos peligrosos«.

En su comunicado, asegura que «las operaciones de relleno se realizan por parte de empresas donde se decide, con anterioridad, cómo y dónde se deposita el material, sin contar con estudios de estabilidad de taludes, impacto ambiental, proyecto técnico, dirección de obra acreditada, plan de restauración, control de lixiviados, etc.».

Delitos ambientales enmascarados como acciones de restauración

AGESMA lamenta además que los responsables de estos trabajos de relleno se respaldan en que “los antiguos vertederos ilegales se están transformando en parques y zonas verdes”. Sin embargo, la realidad de estas operaciones sería que «las escombreras, sus productos contaminantes, su lixiviación, la pérdida de materias primas reciclables… seguirán durante décadas contaminando el subsuelo madrileño».

Por otro lado, los gestores de residuos de construcción afirman que al realizarse estas operaciones sin contar, a priori, con los correspondientes proyectos y licencias en la obra de destino, podría existir un riesgo importante para los trabajadores pues, «si no existen los proyectos previos, es previsible que no se hayan redactado los estudios y planes de seguridad y salud». Del mismo modo, asegura que no tiene constancia de la existencia de un coordinador de seguridad y salud en las fases de proyecto y obra.

A ello habría que añadir la existencia de un riesgo inminente de daño medioambiental por filtración de residuos peligrosos a acuíferos o arrastre por escorrentía a cauces públicos, «al no haberse tenido en cuenta las medidas de control y protección recogidas en la normativa de aplicación».

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *