Save pagePDF pageEmail pagePrint page

La exposición prolongada a la contaminación por partículas de aire aumenta el riesgo de cáncer de pulmón, especialmente el de adenocarcinoma. Así lo indica una investigación que subraya que este riesgo se incrementa incluso a concentraciones por debajo de los valores límite de la Unión Europea.

contaminación atmosférica
El estudio ha demostrado la relación entre la exposición prolongada a la contaminación del aire y el riesgo de padecer cáncer de pulmón. Foto: Residuos Profesional

Desde hace años, los expertos analizan el papel de la contaminación atmosférica en el riesgo de cáncer de pulmón, especialmente el de adenocarcinoma, el único de los cuatro principales subtipos histológicos de cáncer de pulmón que también se desarrolla en un número importante de no fumadores.

Mediante datos del estudio europeo de cohortes sobre los efectos de la contaminación del aire (ESCAPE-European Study of Cohorts for Air Pollution Effects), coordinado por la Universidad de Utrecht en los Países Bajos, un equipo de investigadores ha realizado un metaanálisis de 17 estudios de cohortes en nueve países europeos, con casi 313.000 personas.

El nuevo trabajo, publicado en The Lancet Oncology, revela que 2.095 de los participantes desarrollaron cáncer de pulmón durante los 13 años de seguimiento. Así, por cada aumento de 5 microgramos por metro cúbico de contaminación de partículas de diámetro inferior a 2,5 micras (PM2.5), el riesgo de padecer cáncer de pulmón creció un 18%.

Es más, los autores comprobaron que por cada aumento de 10 microgramos por metro cúbico en la contaminación por partículas de diámetro inferior a 10 micras (PM10) el riesgo aumentó un 22%, con efectos más fuertes en los adenocarcinomas.

Para llegar a esta conclusión, se realizó un seguimiento de los participantes diagnosticados con cáncer de pulmón en los registros nacionales y locales de cáncer, y los investigadores aplicaron modelos estadísticos para separar la influencia de los contaminantes del aire de otros factores como el tabaquismo, la dieta y el tipo de trabajo.

“Puede que se tenga que agregar la contaminación del aire, incluso a concentraciones actuales, a la lista de causas de cáncer de pulmón y reconocer que la contaminación atmosférica tiene efectos importantes en la salud pública«, advierte Mark Nieuwenhuijsen, investigador responsable del programa de Contaminación Atmosférica del Centro de investigación en epidemiología ambiental (CREAL).

Riesgo a bajas concentraciones

Aunque los autores no observaron ninguna asociación entre el cáncer de pulmón y la concentración de óxidos de nitrógeno, confirmaron que este riesgo aumenta también a concentraciones legales de partículas.

Según Nieuwenhuijsen, «la asociación entre la contaminación por partículas del aire y el riesgo de cáncer de pulmón persiste en concentraciones por debajo de los valores límite de calidad del aire de PM10 y PM2.5 de la Unión Europea. No hemos encontrado un umbral por debajo del cual no hay riesgo”.

Artículo completo (pdf, en inglés): Air pollution and lung cancer incidence in 17 European cohorts: prospective analyses from the European Study of Cohorts for Air Pollution Effects (ESCAPE)

Fuente:
Agencia Sinc

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *