La Asociación de Tiendas de Conveniencia también reclama al Gobierno que deje los envases de vidrio fuera del esquema y que cree una red de puntos de devolución estratégicamente situados.

Preocupaciones de los comercios británicos ante el SDDR

El Gobierno británico está actualmente trabajando en la introducción de un sistema de depósito, devolución y retorno (SDDR) para envases de bebidas en Inglaterra, Gales e Irlanda del Norte a fines de 2024. Por su parte, Escocia tiene previsto implantarlo en 2022. Por ello, el Ministerio de Medio Ambiente, Alimentación y Asuntos Rurales está consultando los detalles del sistema, incluidos los envases que se incluirán en el plan o qué empresas deberían estar obligadas a retirarlos.

En dicha consulta, la Asociación británica de Tiendas de Conveniencia (ACS) ha pedido la introducción de las algunas medidas como parte del diseño del sistema. Entre ellas, la posibilidad de que las las tiendas pequeñas y con un espacio de almacenamiento y ventas limitado puedan solicitar una exención del SDDR

Igualmente, reclama la instalación de un conjunto de puntos de devolución de los envases estratégicamente situados, en lugar de obligar a todos los comercios que venden bebidas a recepcionarlos; también que, por motivos de seguridad e higiene, ningún minorista tenga que verse obligado a retirar los envases manualmente.

Desde el punto de vista económico, ACS cree que el SDDR debe ser neutral en cuanto a costos para los minoristas, mediante un establecimiento justo de la tarifa de manipulación.

El director ejecutivo de ACS, James Lowman, dijo que “las tiendas locales tienen un papel importante que desempeñar en la introducción de un esquema de depósito y devolución, que puede tener éxito en el impulso de las tasas de reciclaje si se introduce sin afectar negativamente a los minoristas. Para que un esquema sea sostenible y esté respaldado por los minoristas, la tarifa de manipulación debe ser justa y adecuada al tamaño y los requisitos operativos de la tienda, lo que dará como resultado que el esquema sea neutral en cuanto a costos para los minoristas que participan”.

Dejar el vidrio fuera

Además, ACS ha planteado una serie de preocupaciones sobre la inclusión del vidrio en el sistema, ya que requiere máquinas de devolución más grandes y costosas y presenta problemas adicionales de salud y seguridad para los minoristas que retiran los envases manualmente. Los comerciantes creen que hay que tener en cuenta también el riesgo de que el vidrio machacado o roto esté cerca del personal que trabaja en los mostradores de comida.

“Apoyamos la introducción de SDDR en 2024, con la mayor alineación posible entre las naciones del Reino Unido, pero la inclusión del vidrio sigue siendo especialmente problemática. Un esquema bien diseñado no incluiría vidrio y se construiría sobre la base de una red de máquinas expendedoras inversas que minimicen el impacto en las tiendas locales», resumió Lowman.

 

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *